sábado, 17 de mayo de 2008

Las infusiones y EÇa de Queiroz


La Casa de las Infusiones se encuentra en la calle Mercaderes, entre Obispo y Obrapía, en La Habana Vieja. El sitio es casa de té y bar. En una de las pardedes se recuerda que el escritor portugés EÇa de Queiroz con frecuencia visitaba el lugar, en la época que era consul de su país en La Habana.
De Queiroz llegó a La Habana el 20 de diciembre de 1872. Por entonces vivían en Cuba más de cien mil colonos chinos, para sustituir a la mano de obra negra, los cuales, al haber emigrado por el puerto de Macao, se consideraban portugueses y estaban bajo la protección del consulado portugués. Pero en la práctica, como reconoció el propio escritor, vivían en condiciones muy similares a la esclavitud.
En la capital cubana, el autor de La Reliquia trató no sólo de defender el prestigio de Portugal, sino también que los colonos chinos recibieran un trato humanitario, algo en lo que realmente no pudo lograr mucho.
En 1873 le escribe a Ramalho Ortigao una carta en la que expone su estado de ánimo:
Saí da minha atmosfera, e vivo inquieto, num ar que nao é o meu. Além disso, estou longe da Europa, e Você sabe quao profundamente somos europeus, Você e eu. Isto aqui -ou pelo seu mau lado espanhol, ou pelo seu curioso feitio americano (dos Estados Unidos)- é muito diferente daquilo que eu preciso. Eu preciso política, crítica, corrupÇao literária, humorismo, estilo, colorido, palheta; aqui, estou metido num hotel e quando discuto é sobre cambios -e, quando penso, é sobre coolies.
Cuaderno de Cuba agradece a Javier Santos por las fotografías que ilustran este comentario, y por la información sobre éste y otros lugares del casco histórico de La Habana Vieja.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...