viernes, 16 de mayo de 2008

Los cuatro años de McCain y Reich


El aspirante a la nominación republicana John McCain prosigue en su empeño de acercar lo más posible su candidatura y agenda política al gobierno de George W. Bush.
El ex jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina Otto Reich, conocido por sus posiciones anticastristas y contra el gobierno venezolano, acaba de regresar a la vida política, como asesor de McCain.
''McCain es el candidato que más experiencia tiene para la presidencia'', declaró a la AFP el ex diplomático, nacido en Cuba hace 62 años, ex enviado especial del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca para América Latina (2003-2004) y ex secretario de Estado adjunto para la misma región (2002-2003).
El cubanoamericano, que abandonó el Gobierno cuatro años atrás para abrir su propia asesoría, dijo compartir con el veterano candidato a la Casa Blanca no sólo su posición sobre Cuba, basada en el mantenimiento del embargo aplicado desde 1962, sino sobre ''toda América Latina''.
Respecto a Cuba, afirmó que McCain ''siempre ha tenido efectivamente una posición muy recta y muy apropiada, en mi opinión''.
Reich, que fue embajador de Estados Unidos en Venezuela de 1986 a 1989, ha sido severamente criticado por no haber condenado el intento de golpe de Estado contra del 11 de abril de 2002 contra el presidente venezolano, Hugo Chávez.
En aquel entonces, Reich sugirió que La Habana estaba implicada en los hechos vinculado con la salida temporal del poder del presidente Chávez, al afirmar que poseía informes de ''que cuatro aviones cubanos aterrizaron en Maiquetía [en la mañana del 12 de abril], cuando el resultado de esta alteración del orden constitucional todavía estaba en duda''. Y luego agregó: "¿Qué estaban haciendo allí, qué estaban llevando?, no sabemos''. Luego la administración norteamericana tuvo que aclarar que se trataba de informes no confirmados. Posteriormente se supo que la información sobre los aviones era falsa.
No es la única crítica que Reich se ha ganado durante sus labores en diversas administraciones republicanas.
En 1987 se supo que el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) trató de influir en la opinión pública.
Una oficina de diplomacia publica del Departamento de Estado que filtró a los medios noticiosos información de inteligencia secreta con el fin de socavar al gobierno nicaragüense, se hallaba bajo la supervisión del NSC como parte de un plan para persuadir al Congreso de que renovara la ayuda a los contras.
El hecho salió a la luz pública en una serie de documentos entregados por las comisiones que investigan el caso Iran-contras.
Otros documentos relacionados con el mismo caso expusieron la operación y los objetivos de la Oficina de Diplomacia Publica, uno de los menos conocidos pero quizá más influyentes programas del gobierno de Ronald Reagan.
Los documentos demuestran como el NSC trazó detallados programas para la oficina diplomática, con el propósito de ayudar a Reagan a persuadir al Congreso a renovar la ayuda a los contras, luego de que el cuerpo legislativo interrumpiera esa ayuda en octubre de 1984.
Otros documentos relacionados con los anteriores demuestran que la propia oficina otorgó contratos secretos a una compañía de relaciones públicas de Washington que, según se descubrió luego, colaboraba con Carl "Spitz'' Channell, el principal recaudador de fondos de origen privado destinados a los contras, que trabajaba para el teniente coronel Oliver North, quien fuera destituido como asistente del NSC.
Channell y el director de la compañía, Richard Miller, se declararon este mismo año culpables de una acusación formulada por el fiscal independiente del caso Iran-contras.
''Si uno lo examina en conjunto, resulta que la Oficina de Diplomacia Publica llevaba a cabo una enorme operación psicológica, del tipo que los militares desarrollan para influir en la población de un territorio enemigo o al que no se puede tener acceso'', dijo entonces un alto funcionario estadounidense que esta empapado del asunto.
La Oficina de Diplomacia Publica data de 1983. La dirigía, nominalmente, el ex senador Richard Stone, demócrata por la Florida. Luego de que el fallecido ex presidente Reagan nombró a Stone enviado especial en Centroamérica, el puesto fue ocupado por Otto Reich.
Fotografía superior: Otto Reich durante la Conferencia de Alcalde y Consejos Comunales celebrada el 11 de junio de 2002 en Miami (Alex Kolyer/The Miami Herald).
Fotografía izquierda: Ottto Reich en una foto del 15 de abril de 2006 (Roberto Koltun/El Nuevo Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...