jueves, 1 de mayo de 2008

Sindicalismo republicano


En el Día Internacional de Trabajo, el secretario de Comercio Carlos Gutiérrez criticó a Cuba por la falta de sindicatos independientes.
''En este día, cuando muchos países celebran el Día del Trabajo, debería resaltarse que no existen sindicatos independientes en Cuba, ni los han habido en el medio siglo (del gobierno) comunista'', dijo el jueves el secretario en un comunicado, según un cable de la AP.
Gutiérrez, quien junto con Condoleezza Rice preside la Comisión para Ayuda a Liberar a Cuba, también resaltó que la isla firmó recientemente el Convenio de la ONU para los Derechos Humanos y Civiles, que indica que los países deben permitir la creación de sindicatos independientes.
Tampoco a los políticos cubanoamericanos les llama la atención los cambios económicos que se han producido en la isla. Restan importancia a las medidas que permiten que los cubanos adquieran electrodomésticos y teléfonos celulares. Tampo le dan mucho valor a la derogación de las prohibiciones para que se hospeden en hoteles de lujo.
El congresista Lincoln Díaz-Balart, republicano por Florida, calificó de ''cortinas de humo'' estos recientes cambios.
''Permiten comprar ciertos DVD e ingresar a ciertos lugares para turistas, pero insultan a los cubanos requiriéndoles que para esto posean divisas extranjeras'', apuntó el legislador durante un foro sobre Cuba.
Lino Gutiérrez, asesor de asuntos cubanos para el secretario de Comercio también desestimó estos cambios, diciendo que no son significativos sino sólo ''cosméticos''.
''Estos cambios cosméticos no funcionarán'', puntualizó el asesor en el foro. "Los cubanos quieren algo más que DVD y celulares que no pueden comprar ... quieren trabajos, quieren que no los golpeen en la cárcel por expresar sus ideas, y quieren poder viajar, transitar por la isla, poder hablar y pensar sin miedo''.
Tal parece que el Partido Republicano es un fiel aliado de los sindicatos.
Sin embargo, no resulta así en Estados Unidos. Sein ir más lejo, en este estado el sindicato AFL-CIO del sur de la Florida ha lanzado una campaña contra el virtual aspirante a la candidatura presidencial republicana, John McCain.
Por su parte, Unite Here!, un sindicato que tiene muchos inmigrantes entre sus miembros respada al senador Barack Obama, aspirante a la nominación presidencial demócrata. Obamatambién cuenta con el apoyo del poderoso Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios.
Al mismo tiempo, la también aspirante a la nominación demócrata, la senadora Hillry Clinton, ha tratado de ganarse el apoyo de diversos sindicatos norteamericanos, al declararse partidaria de medidas y leyes que favorecen a los trabajadores.
O quienes pertenecen a los sindicatos son muy brutos o muy mal agradecidos, ya que no quieren ver a los republicanos ni en el Congreso ni en la Casa Blanca. Por supuesto que la realidad es otra: se sabe que los republicanos quieren ver sindicatos en donde les conviene y en donde no les conviene no.
Otro ejemplo, mientras los políticos republicanos se muestran muy preocupados por los sindicatos cubanos, no les preocupa en lo más mínimo el asesinato de los sindicalistas en Colombia.
Parece que, para los republicanos, no todos los sindicalistas son iguales.
Fotografía: una niña observa el Desfile del Primero de Mayo en La Plaza de la Revolución (Ramón Espinosa/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...