domingo, 29 de junio de 2008

Del campo a la ciudad


Cuba enfrenta un éxodo de la población del campo a la capital ante la falta de desarrollo económico en otras regiones y la centralización de la actividad productiva, agravado por el paternalismo estatal que protege a los que no trabajan, según un informe de la prensa local, relata la AFP en un cable.
La capital, de 2.2 millones de habitantes, absorbe 40.8 por ciento de los inmigrantes del resto del país que buscan mejores condiciones de vida, de acuerdo con cifras oficiales.
''El desarrollo local regularía en cierta medida los procesos migratorios'', aseguró al diario Juventud Rebelde Alfredo Jam, director de Análisis Macroeconómico del Ministerio de Economía, al destacar que se trabaja para enfrentar el problema.
Ante la desmotivación por la falta de desarrollo productivo en sus regiones y un aumento en el nivel de educación que amplía el panorama de expectativas, muchos jóvenes abandonan sus sitios de residencia. ''Es muy frecuente ir a un municipio agrícola y encontrar que no hay nadie que estudie para ser agricultor'', dijo Jam.
''No quieren ser ni ingenieros agrónomos, ni veterinarios (...) Pocos quieren los trabajos que hay: la agricultura, la construcción (...) Porque son sectores que no poseen altos niveles de mecanización ni de tecnología'', agregó.
A eso se suma que los capitalinos no quieren realizar algunos trabajos que son entonces cubiertos por quienes vienen del campo, como policías y constructores, según el informe.
Juan Carlos Alfonso, director del Centro de Estudios de Población y Desarrollo, destacó que ''la solución del problema pasa necesariamente por el desarrollo de las iniciativas locales'' y ''todavía las decisiones son muy centralizadas''.
Fotografía: la Sierra del Rosario, en Pinar del Río, Cuba. Cuaderno de Cuba agradece a Javier Santos por la autorización para publicar esta imagen.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...