martes, 1 de julio de 2008

Sólo para extranjeros

Este análisis fue realizado por el periodista Antonio Martínez y divulgado el 1 de julio por la agencia de noticias Efe:


ANTONIO MARTINEZ/EFE
LA HABANA

Fidel Castro escribe ahora
sólo para extranjeros y los contados cubanos con acceso a internet, pues los medios impresos y la radio y la televisión de la isla, todos estatales, han omitido ya cuatro de sus columnas de ''Reflexiones'', la última hoy.
Esos artículos aparecieron en la página web gubernamental Cubadebate y fuentes oficiales alertaron de ello a corresponsales extranjeros, pero no fueron impresos en los matutinos Granma y Juventud Rebelde, como fue habitual en los dos últimos años.
Las páginas digitales de esos portavoces del Partido Comunista, del que Fidel Castro es aún primer secretario, sí reprodujeron lo que no salió en papel.
Según diplomáticos y analistas consultados por Efe, Fidel Castro consiguió -o alguien descubrió para él- una vía para desfogar su necesidad de expresarse sin alterar al Gobierno y a sus compatriotas con asuntos polémicos.
''Los últimos ataques a Europa los hizo Fidel, no el Gobierno, y no hacía falta que lo supieran los cubanos'', dijo un analista.
Los cubanos no pueden acceder a internet desde sus domicilios -el Gobierno afirma que es culpa del bloqueo estadounidense- y la conexión desde la isla con muchos sitios de la red es imposible.
Para el economista Oscar Espinosa Chepe, la desaparición de Castro de los diarios impresos puede ser ''un índice de disparidades que hay dentro del Gobierno''.
''Incluso el propio punto de vista de Fidel Castro, de que él no encabeza ningún grupo, ninguna fracción dentro del Partido, indica que pudiera haber ese problema'',
afirma Espinosa (apresado con otros 74 disidentes en 2003 y ahora excarcelado por razones de salud).
''Hay distintas concepciones y al parecer el grupo que está con Fidel Castro es el más conservador, que no quiere ningún tipo de cambio, que teme que cualquier transformación económica pueda ser antesala de cambios en el plano político''.
En la última columna, Castro critica la gira por México y Colombia del candidato republicano a la presidencia de EEUU, John McCain, a la Cuarta Flota de ese mismo país y a sus compatriotas que emigran por decenas de miles.
Según él, los cubanos que viajan ''de forma clandestina o bajo cualquier manto legal, no solo cometen una falta despreciable de ética sino que privan a la economía'' de Cuba ''de especialistas y personal calificado''.
Desde que cedió el poder en julio de 2006 a su hermano Raúl, primero provisionalmente y en febrero pasado de forma definitiva, el ex gobernante escribe ''Reflexiones'' que al principio los diarios incluían en primera plana, luego en interiores y ahora en ninguna.
Convaleciente de una enfermedad intestinal que le impide aparecer en público desde entonces, él ha presentado como decisión propia ese paulatino alejamiento de las portadas de los medios masivos.
Al principio sus notas se llamaban ''Reflexiones del Comandante en Jefe'', pero tras anunciar su retiro definitivo de la Presidencia el 19 de febrero pasado, son ''Reflexiones del compañero Fidel''.
Su primera columna es del 28 de marzo de 2007 y la tituló "Condenados a muerte prematura por hambre y sed más de 3,000 millones de personas en el mundo''.
Castro, que cumplirá 82 años en agosto próximo, reconoció que el medio escrito no le satisface y los analistas creen comprensible que no vaya con un líder acostumbrado durante décadas a interminables discursos ante multitudes entusiastas.
En enero pasado escribió que a veces siente deseo de echar lo que redacta ''al cesto, por no tener al interlocutor delante''.
Los blancos más frecuentes de sus ataques han sido "el imperio'' (EEUU), el presidente de ese país, George Bush, y el candidato McCain, pero también los biocombustibles, la Unión Europea y el consumismo.
Eran arremetidas contra Europa las tres primeras columnas que no aparecieron en las ediciones impresas de los diarios.
''Deseo consignar mi desprecio por la enorme hipocresía que encierra tal decisión'', escribió Castro sobre el levantamiento de las sanciones que ese bloque impuso al Gobierno de la isla en 2003 tras una oleada represiva.
Analistas y diplomáticos dijeron a Efe que aquellas notas causaron especial escozor en España, que promovió decididamente el fin de las sanciones.
Contenido aparte, las columnas son ''pruebas de supervivencia'' del hombre que gobernó Cuba por casi medio siglo, dado que no hay información sobre la evolución de su enfermedad.
Castro rara vez mencionan su salud, aunque sí lo hizo dos meses después de empezar a escribir, para revelar que tuvo varias intervenciones quirúrgicas y que dependió durante meses de catéteres para alimentarse.
En enero pasado confesó que en la tribuna de oradores el 26 de julio de 2006 en la ciudad oriental de Holguín, en su último discurso, pensó que ''era el final''.
Fotografía: cubanos pasan junto a un automóvil para turistas en el malecón habanero, el 31 de marzo de 2008 (Adalberto Roque/AFP/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...