miércoles, 2 de julio de 2008

Vargas LLosa se divierte


El escritor Mario Vargas Llosa interpretó al rey Sahrigar en la adaptación que él mismo realizó de Las mil noches y una noche.
El escritor peruano y la actriz española Aitana Sánchez Gijón esparcieron por los jardines Sabatini de Madrid la magia de esa obra cumbre de la literatura oriental y recrearon varias de sus historias, en un espectáculo dirigido por Joan Ollé y con diseño escenográfico del pintor Eduardo Arroyo.
El estreno de esta adaptación de Las mil noches y una noche -Vargas Llosa ha respetado el título original de la obra- constituye el pistoletazo de salida del teatro de los Veranos de la Villa (de Madrid), y tras representarse mañana, jueves, y el viernes en Madrid, viajará a Sevilla el 17 y 18 de julio, y a Santa Cruz de Tenerife, el 26 y 27.
Era la tercera vez que Vargas Llosa y Aitana Sánchez Gijón subían juntos a un escenario ''para contar historias y para vivirlas'' y al escritor se le notaba más seguro, con más tablas, aunque al principio del espectáculo, reconocía que ''el pánico escénico'' lo tenía ''vivito y coleando''.
El debut como actor del gran novelista fue en 2005 con La verdad de las mentiras, y un año después representó en el Teatro Romano de Mérida (oeste español) Odiseo y Penélope.
El estreno fue todo un éxito de público y entre los asistentes podía verse a la mujer del escritor, Patricia Llosa, y a Alvaro, el hijo de ambos; al filósofo Fernando Savater, a la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel; además de actrices, escritores, y al académico y periodista Luis María Anson, entre otros muchos.
Fotografía: Mario Vargas Llosa, junto a Aitana Sánchez Gijón, en los jardines de Sabatini de Madrid. Ambos interpretarán mañana la versión que el escritor peruano ha realizado del clásico Las mil noches y una noches, que cuenta con la dirección de Joan Ollé y con diseño escenográfico del pintor Eduardo Arroyo (Víctor Lerena/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...