miércoles, 27 de agosto de 2008

Gorki será juzgado el viernes

El líder de la banda cubana de punk-rock Porno para Ricardo, Gorki Aguila, crítico del Gobierno y detenido el lunes pasado será juzgado el viernes, y no el jueves, como han informado erróneamente algunos sitios de internet.
Gorki Aguila será juzgado este viernes en La Habana por una acusación de ''peligrosidad social'', informó hoy a Efe su padre, Luis Aguila.
El padre explicó que ha ''nombrado un abogado'' que representará a su hijo después de que ''el segundo jefe de la unidad'' policial donde Gorki está preso le informó que el juicio tendrá lugar el viernes en la mañana.
La Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) ofreció hoy su asistencia legal a Gorki. No se conoce se si la familia del músico ha aceptado el ofrecimiento.
La FNCA, con sede en Miami, informó en un comunicado que respondiendo a un llamado de otros integrantes de la banda se ha puesto en contacto con abogados independientes en Cuba y familiares del músico para sufragar los costos de su defensa.
Por su parte, la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) divulgó hoy una declaración en la que precisa que el músico, de 39 años, ''será juzgado bajo la acusación de peligrosidad social pre-delictiva, la cual supone una condena de uno a cuatro años de prisión''.
''Luego de investigar preliminarmente este caso, la CCDHRN llegó a la conclusión de que Gorki Aguila no ha cometido ningún delito específico conforme al vigente Código Penal y espera que el juicio sea anulado'', agrega el texto.
El líder de la CCDHRN, Elizardo Sánchez, declaró a periodistas el martes que se trata de un juicio que ''a lo mejor no tiene lugar'', pero que, de haber sanción, ''van a convertir (a Gorki) en un prisionero político automáticamente''.
''De hecho ya lo es, es un preso político sin condena'', apuntó Sánchez, con quien el padre del músico se puso en contacto en busca de ayuda.
La CCDHRN pidió la presencia de diplomáticos en la audiencia como observadores, de acuerdo a una información de la AP.
Consultado telefónicamente por AP, Sánchez indicó que los diplomáticos han asistido en otras ocasiones a procesos pues ''se trata de juicios públicos''.
Indicó que la presencia de observadores sería una garantía de que se respeten los derechos del músico y el procedimiento, el cual considera sin fundamento, se ciña a la legalidad.
El caso de Gorki Aguila puede resultar difícil de entender, cuando se trata de analizar con un mínimo de serenidad, y de entender más allá del ámbito cubano. Si bien es cierto que no es una simple acusación de escándalo, desconozco hasta donde pueden llegar las simpatías cuando se tiene de vecino a una banda de rock. Lo demás es tomar partido, de acuerdo a posiciones políticas. Si quiere conocer más sobre Gorki Aguila y su grupo, lo mejor es visitar su sitio en internet. En dicho sitio, los músico plantean que no pertenecen ni representan ''ningún partido político de Cuba o de fuera de Cuba'', y por lo tanto no autorizan el uso de su música o de la letra de sus canciones ''en forma ni medio alguno por parte de ninguna organización política''. También que el ''material no se ha hecho para ser utilizado con propósitos políticos por nadie, mucho menos sin la expresa autorización por escrito por parte de Porno Para Ricardo''. Para conocer más al respecto, pinche aquí.
Llaman la atención estas declaraciones, por parte de Porno Para Ricardo, más allá del reclamo justificado de los derechos de autor, cuando sus integrantes deben su notoriedad, y en buena medida el apoyo en el exterior, precisamente a su actitud de burlarse de las principales figuras del gobierno cubano y del sistema en que viven. Es decir, si bien es cierto que la irreverencia del grupo trasciende lo político, no por esto deja de asentarse su fama sobre este asunto. Sin política, poco importan Ricardo y la pornografía.
No se trata de negarle a Porno Para Ricardo el intento de alcanzar una irreverencia que se convierta incluso en ideología, más allá de sus logros o limitaciones musicales (que para el autor de este comentario son apreciables). Lo que no se puede desconocer es que desde hace años en el exilio se viene sobrevalorando la calidad artística y la función del grupo simplemente por supuestas afinidades políticas.
Señalado lo anterior, hay que reclamar al mismo tiempo no sólo el derecho a la tolerancia, sino también lo saludable de la burla al poder, incluso -o particularmente- en su versión más vulgar y rabelesiana.
También la advertencia de Elizardo Sánchez es válida: el gobierno cubano ha convertido a Gorki en un prisionero político. Por otra parte, en el exilio también están los que se aprovechan de la detención para buscar publicidad y ganancias de todo tipo.
Cuaderno de Cuba se une por lo tanto al reclamo de que Gorki sea puesto en libertad, pero desde una posición alejada de la algarabía y el oportunismo de ciertos personajes del exilio.
En ese antiguo juego de aprovecharse de cualquier situación para hacer campaña en beneficio propio, La Habana y algunos de sus contrarios del momento en el exterior han encontrado, una vez más, una confluencia rentable.
Fotografía: imagen de archivo del 17 de febrero de 2007 del líder de la banda cubana de punk-rock Porno para Ricardo, Gorki Aguila (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...