viernes, 1 de agosto de 2008

A jugar pelota


El senador Patrick Leahy considera que el representante Lincoln Díaz-Balart ''debía de cogerla con uno de su tamaño''.
El senador demócrata por Vermont hizo esta declaración porque el republicano por Miami dijo que era ''preocupante'' la decisión del gobierno de Bush de otorgarle visas a un equipo de las Pequeñas Ligas de Nueva Iglaterra,para que niños de 11 y 12 años fueran a Cuba a jugar pelota.
''Si el presidente puede ir a China a costa de los contribuyentes, esos muchachos deben de poder ir a Cuba, en un viaje pagado privadamente, para jugar un poco de pelota'', dijo Leahy en una declaración emitida después de que una columna en el Washington Post observara las preocupaciones de Díaz-Balart. Leahy añadió que "el hecho de que el gobierno de Bush, que trata de hacer casi imposible viajar a Cuba, decida no tener fundamento para denegar la solicitud del equipo muestra cuan despistados están los críticos de esta decisión''.
En una declaración ayer, Díaz-Balart señaló que semejantes viajes contradecían la política de EEUU, que ha tratado de aislar y debilitar el gobierno cubano.
El viaje tiene el respaldo del Rutland Herald de Vermont, que declaró en un editorial ayer, titulado A jugar pelota que ''un congresista de la Florida ha lanzado una guerra contra el béisbol. La próxima pudiera ser contra el pastel de manzana'.
Para leer el artículo del Washington Post, pinche aquí.
Para leer el editorial del Rutland Herald, pinche aquí.
Fotografía: niños jugando en La Habana, el jueves 19 de junio de 2008 (Javier Galeano/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...