martes, 5 de agosto de 2008

Paris Hilton en campaña

Paris Hilton se lanzó a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, al manifestar su deseo en una campaña contra "ese tipo canoso arrugado'' y amenazando con pintar de rosada la Casa Blanca si resulta electa, informa hoy la AFP.
La reina de los clubes hollywoodenses usó su video para responder a McCain por el controvertido anuncio político que lanzó su campaña la semana pasada usando la imagen de Hilton para ironizar sobre la celebridad de Obama.
El video de la rubia de 27 años fue colgado el martes en Funnyordie.com.
La heredera de la cadena hotelera aparece con dos moñitos echada en una silla playera con un traje de baño atigrado al borde de una piscina y dice: ''Hey America, soy Paris Hilton y también soy una celebridad'', dice en un tono aniñado.
''Pero yo no vengo del pasado y no prometo el cambio como el otro tipo. Yo soy sólo explosiva. Pero ese tipo arrugado de cabellera blanca me utilizó en su anuncio de campaña, por lo que me imagino que yo soy candidata a la presidencia. Entonces, gracias por el apoyo, tipo canoso, y quiero que Estados Unidos sepa que yo soy, de estilo,completamente lista para asumir los retos''.
Luego, Hilton ofrece sus estrategias para usar energía alternativa, sugiriendo que tiene planes que mezclan tanto posturas de McCain como de Obama.
''Podemos limitar las extracciones afuera (...) mientras creamos incentivos fiscales para que Detroit produzca automóviles híbridos y eléctricos... ¡Resuelta la crisis de energía, nos vemos en los debates, brujas!''.
Antes de terminar, Hilton hace saber que está reflexionando en su elección para vicepresidente: "Estoy pensando en Rihanna'', dijo al referirse a la cantante de Barbados.
''Nos vemos en la Casa Blanca. ¡Oh!, y debería pintarla de rosado. ¡Bye!''.
Fotografía: Paris Hilton llega a un hotel de Copenhagen, Dinamarca, el 4 de agosto de 2008 (Tariq Mikkel Khan/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...