martes, 26 de agosto de 2008

Problemas con el programa


El programa de inversiones de obras públicas en Cuba, limitado en 2008 por falta de recursos, está afectado también por el déficit de fuerza laboral, problemas de organización y los bajos salarios, informaron este martes fuentes oficiales, de acuerdo con la AFP.
''Pese a ser un frente priorizado, ni el programa inversionista de la 'Batalla de Ideas' pudo disponer de la fuerza de trabajo prevista durante la primera mitad del año'', afirmó el vicepresidente del Consejo de Ministros, Otto Rivero, citado por el diario oficial Granma.
En las obras del programa ''Batalla de Ideas'' -reparación de hospitales, clínicas, escuelas y otras obras sociales- el déficit mensual promedio de constructores fue de 2,200, con picos de hasta 3,982 en junio.
Santiago Hernández, dirigente del sector, señaló que el déficit alcanza a las labores profesionales. ''Nos faltan técnicos y profesionales; aunque impartimos cursos para formar operarios, ejecutores auxiliares, y atendemos el adiestramiento de los universitarios recién graduados, muchos se van cuando toman experiencia'', dijo.
Norberto Pérez, director de una empresa constructora de La Habana, reconoce entre los factores adversos ''el incorrecto empleo de los sistemas de pago debido al facilismo y la falta de preparación de los jefes a la hora de definir las tareas y ajustar el pago por resultados''.
Sugirió la reincorporación de jubilados en condiciones semejantes a las aprobadas recientemente para el caso de los maestros, a quienes, según un decreto aprobado por el presidente Raúl Castro, se pagará el salario sobre la pensión a los retirados que vuelvan a las aulas.
Según el ingeniero Danilo Fuentes, que trabaja en la reparación del hospital Oncológico de La Habana, falta preparación técnica, hay desorden y ''después resulta muy difícil arreglar el trabajo por el camino''.
''Si a eso le unes el bajo salario en actividades como la albañilería, ¿cómo lograr entonces la permanencia de la gente?", cuestionó.
El carpintero Roberto Rodríguez narró que muchas veces se avanza en una obra y luego se ordena ''echarla atrás'' por cambios de planes. ''Nos pagan el trabajo las dos veces, pero eso no quita ni el derroche de materiales ni la pérdida de tiempo'', afirmó.
Fotografía: varios artistas cubanos han interpretado hoy, 26 de agosto, en la plaza consistorial de Fráncfort, vestidos con típicas prendas de baile, algunos de los ritmos cubanos más conocidos. La iniciativa de este espectáculo parte de una delegación de la oficina de turismo de Cuba, con motivo de la celebración de la vigesimo novena Feria Internacional de Turismo de Cuba (Fitcuba), que se celebrará en la Habana el próximo mayo con la colaboración de Alemania. (Arantxa Iñiguez/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...