jueves, 21 de agosto de 2008

Sin excusas ni pretextos


Cuando uno sabe lo que hizo un prisionero en un campo de concentración, queda poco lugar para cualquier excusa a la hora de crear.
Fotografía: un hombre camina el 18 de agosto de 2008 por el Malecón en La Habana, tras el paso de la tormenta tropical Fay (Rolando Pujol/Cuba).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...