martes, 30 de septiembre de 2008

La lección argentina


Cuando al inicio del año 2002 el peronista Eduardo Duhalde asumió la presidencia argentina,lo primero que hizo fue denunciar el modelo neoliberal que imperó durante una década. Duhalde también pidió la colaboración de la comunidad internacional, para enfrentar la grave situación económica que atravesaba la nación.
Pero lo que hicieron los departamentos de Estado y Tesoro de Estados Unidos fue instar a Buenos Aires a elaborar su nuevo programa económico con la asistencia del Fondo Monetario
Internacional (FMI), para poder ''evaluar'' la ayuda requerida.
Una vez que ''un plan económico sustentable'' sea presentado por el nuevo Gobierno, Estados Unidos ''apoyará'' a la tercera economía latinoamericana, sostuvo la entonces portavoz del Tesoro, Michele Davis.
Duhalde asumía con la difícil misión de tratar de sacar al país de 43 meses de recesión y un desempleo casi récord de 18.3%, y enfrentado al descontento generalizado de la población por restricciones al retiro de sus ahorros bancarios (el famoso ''corrralito''.
También se encontraba en la encrucijada de tener que decidir una eventual devaluación del peso, en paridad con el dólar desde 1991.
''Se agotó un modelo económico de exclusión social, cuya esencia terminó con la convertibilidad'', dijo Duhalde en su discurso, dejando la impresión generalizada de que la devaluación estaba en ciernes.
Tras Duhalde anunciar que se distanciaría de las políticas de libre mercado apoyadas por Washington y los organismos financieros internaciones durante los años 90, Washington se mantuvo prudente, pero firme en no brindar ningún tipo de ayuda si Argentina no acataba la filosofía económica norteamericana.
Consultado sobre los anuncios de Duhalde, que calificó el actual programa económico argentino de ''inmoral'', Chip Barkley, en aquel momento portavoz del Departamento de Estado, se limitó a insistir en que Washington apoyará a Argentina a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) si ésta cuenta con un ''plan económico sostenible''.
''Hemos dejado en claro que una vez que el Gobierno (argentino) desarrolle un plan económico sostenible, ayudaremos a la Argentina a través del FMI y otras instituciones internacionales'', indicó a la AFP el vocero del Departamento para el Hemisferio Occidental.
Argentina inició un rumbo político y económico que no ha estado libre de dificultades, pero que ha demostrado que fue correcta la decisión de alejarse del neoliberalismo que propugnó con tanto vigor el ex presidente Carlos Menem. Una lección que en estos momentos, vale la pena repasar en Estados Unidos.
Fotografía: un peatón mira un anuncio dentro de unas oficinas de Fidelity Investments en Congress St. en el centro de Boston, Massachusetts, Estados Unidos, un día despues de que el Dow Jones cayera cerca de 778 puntos, hoy 30 de septiembre del 2008. La volatilidad del mercado continua en todo el mundo con el Dow Jones subiendo unos 300 puntos poco antes de las 2 PM hora local en Nueva York. 1.2 trilliones de dolares (774.2 billiones de euros) desaparecieron del mercado de valores debido a la caída que comenzó cuando la Cámara de Representantes no aprobara la ayuda de 700 billiones de dolares (451.6 billiones de euros) para empresas del sector económico y financiero (Matt Campbell/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...