jueves, 30 de octubre de 2008

Exiliados y emigrados


Empecinarse, exagerar e insistir son rasgos típicos del exiliado. Esa negativa a adoptar otra identidad, a mantener la mirada limitada y conservar las experiencias solitarias marca a quienes han sufrido cualquier tipo de exilio, con independencia de raza y nación.
El problema con los cubanos se ha vuelto más complejo con los años, al mezclarse las categorías de exiliado, refugiado, expatriado y emigrado entre los miembros de un mismo pueblo.
El resto de este artículo se encuentra en Cuaderno Mayor. Para leerlo, pinche aquí.
Fotografía: veteranos y exiliados cubanos luego de una ceremonia en el Monumento a los Brigadistas de Bahía de Cochinos, en La Calle Ocho, el 9 de abril de 2008 (Nuri Vallbona/The Miami Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...