miércoles, 29 de octubre de 2008

Fidel Castro está físicamente débil pero lúcido, según religioso ruso


Fidel Castro conserva una mente lúcida, pese a la enfermedad que padece, afirmó hoy el número dos de la Iglesia Ortodoxa Rusa, el metropolita Kiril, quien se reunió hace una semana con el ex presidente cubano, de acuerdo a la agencia Efe.
''Fidel está físicamente débil, pero conserva una brillante memoria y una mente clara, así como su conocida capacidad de reaccionar de manera analítica a todo lo que sucede en el mundo'', dijo Kiril, jefe de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú.
El religioso, metropolita de las regiones rusas de Smolensk y Kaliningrado, consagró hace diez días una catedral de la Iglesia Ortodoxa Rusa en La Habana, acto al que asistió el presidente cubano, Raúl Castro.
En una entrevista a la edición de este jueves del diario Izvestia publicada ya en su página web, Kiril confirmó que Fidel, quien no aparece en público desde hace tiempo y se reúne con contadas personas, hizo una excepción y lo recibió en un encuentro privado.
''Efectivamente, fui recibido por Fidel Castro y mantuvimos una conversación muy larga y muy sustanciosa'', indicó el metropolita.
Fidel Castro, de 82 años, gobernó Cuba durante casi medio siglo y convalece desde julio de 2006 de una grave enfermedad intestinal por la que ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente varias veces, de acuero a Efe.
La última reunión de Fidel Castro con un dignatario extranjero de la que se ha informado se produjo a finales de septiembre pasado, cuando se entrevistó con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien lo ha visitado varias veces este año.
Fotografía: Kiril Gundjaev, número dos del Patriarcado de Moscú, participa el 19 de octubre de 2008, en La Habana, en la inauguración de la primera catedral ortodoxa rusa en Cuba, en la que estuvo presente el presidente cubano Raúl Castro (Ramón
Espinosa/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...