jueves, 30 de octubre de 2008

Memorial del Idiota (III)


Entre las mentiras y sandeces que inundan el correo de muchos exiliados cubanos, ésta puede colocarse entre los primeros lugares. Se titula Es la seguridad nacional, estúpido y fue escrita por Iliana Curra. A continuación, un fragmento:

''Ahora el populismo se llama Barack Hussein Obama, un afroamericano que no se le puede llamar negro, aunque lo sea, porque sería un acto racista. Si se habla de que tiene influencias musulmanas, es un delito. Si dice que hay que repartir las riquezas y se le llama socialista, es un problema. Hasta el candidato demócrata a la vicepresidencia, Joe Biden atacó verbalmente a una periodista que le hizo la pregunta que lo disgustó. ¿Se está respetando realmente la libertad de expresión? Ya empezamos por ahí.
A Sarah Palin le han dicho desde ''madre irresponsable'' hasta ''diva''. Al candidato John McCain le llaman ''viejo'', pero sin reconocer realmente su capacidad para ser presidente de este país y, sobre todo, el valor de haberlo defendido hasta exponer su propia vida. Se burlan de que no puede levantar bien sus brazos sin recordar el por qué: porque fue torturado en su encierro de cinco años en Vietnam. En fin, que estas elecciones no solo ha polarizado al país, sino que ha elevado el nivel de populismo por alguien que no tiene experiencia, pero habla bonito, camina como un dandy y utiliza la retórica del cambio donde no hace falta cambiar nada, a no ser que sea para peor.
La situación económica a nivel internacional es algo que ha penetrado la campaña electoral hasta el tuétano.''

Más allá de una discusión sobre puntos de vista diversos o diferencias ideológicas, hay una serie de mentiras expresadas anteriormente que destacan en la más somera lectura.
Joe Biden no ''atacó'' verbalmente a ninguna periodista. Respondió asombrado que si era en broma la pregunta que le hacían, debido a que no es acorde con las reglas del periodismo norteamericano hacer preguntas tan agresivas a los candidatos. Uno puede estar de acuerdo o no con esa norma, pero es lo establecido cuando se trabaja en un medio establecido de noticias y no se escribe, por ejemplo, para un blog. Por lo demás, la periodista demostró un desconocimiento absoluto (y Biden también) del marxismo. El principio que ella sacó como ejemplo de declaración marxista non plus ultra pertenece a un panfleto de Carlos Marx, la Crítica del Programa de Ghota, el programa del Partido Obrero Socialdemócrata Alemán aprobado en Eisenach en 1869, y lo que Marx expresa es una forma pragmática de aplicar un plan de transición del capitalismo al socialismo, y no un principio ideológico. (entre paréntesis, creo que el conocimiento del marxismo es fundamental para cualquier sociólogo o incluso para alguien interesado en los problemas sociales y políticos, así que me importa poco que en Miami alguien me critique por demostrarlo). Lo más importante, sin embargo, no es hablar de Marx, sino especificar que la idea de un impuesto progresivo y de regular las grandes corporaciones en Estados Unidos no tiene nada que ver con el marxismo y mucho con Theodore Roosevelt, un presidente imperialista como pocos al que no creo que nadie en su sano juicio se atreva a acusar de ''liberal'' o izquierdista.
Llama la atención que alguien vinculado a Radio Mambí y a Radio Martí, una emisora privada y otra pública, que no permiten opiniones contrarias y se han destacado por una campaña masiva a favor del Partido Republicano, sin darle la posibilidad de participar a los candidatos del otro partido.
A la gobernadora de Alaska quienes primero la llamaron "diva'' fueron los asesores de la campaña de McCain. Parece que Curra no sólo quiere censurar a los demócratas, sino también a quienes trabajan a favor de su candidato preferido.
Nadie en la campaña de Obama se ha burlado de que McCain no pueda levantar los brazos. Por otra parte, se debe aclarar que esa limitación física se debe a torturas, sino al hecho de que al caer en tierra cuando su avión fue derribado en Vietnam, el actual senador por Arizona se partió los dos brazos y una pierna. Tampoco en la campaña de Obama, a diferencia de hace ocho años, cuando McCain compitió en las primarias contra George W. Bush, se ha cuestionado el historial ''heroico'' de McCain. Fue precisamente la campaña por las primarias republicanos durante el primer mandato del actual presidente norteamericano, al que es posible que Curra aún continúe admirando con fidelidad, quien consideró que la actuación de McCain durante su cautiverio en Vietnam se había caracterizado por la traición y la cobardía.
Por último, no es la situación económica internacional la que ha penetrado la campaña electoral ''hasta el tuétano''. Es la situación económica nacional la que no sólo ha entrado a fondo en las elecciones, sino también afectado al resto del mundo. Frente a esta situación, McCain no tiene mucho que decir.
Creo que hay pocas personas en Estados Unidos que consideren que ''no hace falta cambiar nada''. Incluso la campaña de McCain ha pretendido apoderarse del concepto de cambio. Pero según Ileana Curra, vivimos en el mejor de los mundos. Por suerte, millones y millones de norteamericanos no piensan igual.
Fotografía: fiesta en La Habana Vieja.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...