martes, 28 de octubre de 2008

Terroristas buenos y terroristas malos


El sitio en internet Net for Cuba international está desarrollando una intensa campaña en contra del candidato presidencial demócrata, Barack Obama.
Entre las ''preocupaciones'' que este sitio alega, las cuales utiliza para rechazar a Obama se encuentra la siguiente:
''Barack Hussein Obama ha desarrollado lazos cercanos con terroristas y enemigos confesos de Estados Unidos, como por ejemplo William Ayers, líder de un grupo terrorista denominado: 'Weatherman Underground', el cual bombardeó varios edificios del gobierno federal incluyendo el Pentágono, asesinó civiles y oficiales de la policía. En el año 2001, Ayers enfatizó que no se arrepentía de sus acciones y que hubiera deseado haber realizado otras. La carrera política de Obama fue lanzada en la casa de William Ayers y ambos sirvieron juntos en la Junta del ala izquierda en Chicago'', especifica Net for Cuba.
Ahora bien, es este mismo sitio aparece una petición en favor de la libertad para Eduardo Arocena, en que se le pide la firma a los visitantes. Net for Cuba cataloga a Arocena de ''prisionero político cubano en cárceles de Estados Unidos''.
En realidad, Eduardo Arocena no tiene nada de ''prisionero político'' y cumple condena por asesinato y atentados terroristas. El fiscal a cargo de su caso fue
Los ataques en los que participó Arocena no se realizaron en suelo cubano y no estuvieron dirigidos contra objetivos militares. Se produjeron en territorio norteamericano y contra contra personas e instituciones civiles, que simplemente tenían criterios diferentes a los de Arocena y la organización terrorista Omega 7.
Dos personas, Eulalio José Negrín, participante en el llamado Diálogo realizado en 1978 y el diplomático cubano Félix García Rodríguez, murieron asesinadas en los ataques llevados a cabo por Arocena.
Omega 7, bajo el liderazgo de Arocena, también colocó explosivos en un equipaje de la aerolínea TWA en el aeropuerto JFK en 1979. La explosión causó grandes daños. La organización también realizó atentado explosivos contra una oficina de venta de boletos de la aerolínea soviética Aeroflot, la embajada de México en Nueva York, la misión diplomática cubana en Nueva York y los consulados de Venezuela y México en Miami de ese país y de Venezuela. Durante el atentado en la oficina de Aeroflot, también fue baleado un policía. Omega & incluso llegó atentar contra el Avery Fisher Hall y el Madison Square Garden, en Nueva York.
Ayers realizó actos aborrecibles durante su juventud, y así lo ha reconocido Obama. Nunca se ha demostrado que participó en actos en que murieron personas. El lamentable comentario, en que expresó que no se arrepentía de lo que había hecho en su juventud, ha sido sacado de contexto y no siempre se repite sin agregar una declaración posterior de éste, en que repudia los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Tampoco se habla de la notable carrera educacional que ha desarrollado con posterioridad ni de las opiniones que sobre él tienen políticos y funcionarios de Chicago, pertenecientes a ambos partidos.
Sin embargo, lo que llama la atención es que ciertos exiliados continúen manteniendo la postura de considerar a unos terroristas buenos y a otros malos, de acuerdo a sus simpatías políticas. Esta posición no sólo es anacrónica, sino lo que es más importante: inmoral.
Fotografía: una niña baila en su casa en la barriada de Diez de Octubre, en La Habana (Ramón Espinosa/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...