sábado, 25 de octubre de 2008

Un gasoducto muy sospechoso


Durante la Convención Nacional Republicana en agosto, el candidato a la presidencia, el senador John McCain, y la gobernadora Sarah Palin, su compañera de fórmula, exaltaron la construcción del gasoducto como una gran obra para que Estados Unidos pueda lograr su independencia energética.
''Estamos construyendo una gasoducto valorado en casi 40,000 millones de dólares que constituye la más importante y más costosa obra de infraestructura que se haya construido jamás en América del Norte, para traer gas natural a los mercados que lo necesiten'', comentó Palin durante el debate presidencial el 2 de octubre.
Pero ahora resulta que el contrato para construir este gasoducto, desde Alaska hasta los demás estados continentales de Estados Unidos, fue producto de un proceso de licitación plagado de irregularidades que se redujo a una empresa vinculada a su administración, según una investigación realizada por The Associated Press.
Pese a la jactancia de Palin de que fue un proceso de licitación justo y ágil, la AP ha descubierto que su equipo adaptó las condiciones, que favorecieron a unas cuántas empresas independientes especializadas en construcción de oleoductos. Al final, el ganador fue la firma TransCanada Corp.
Tampoco hay garantía de que el oleoducto vaya a ser construido alguna vez, o por lo menos está a muchos años de concretarse porque TransCanada primero debe superar grandes obstáculos financieros y normativos.
En una amplia investigación, con entrevistas y revisión de documentos, la AP llegó a la conclusión de que en el proceso de licitación que podría haber atraído a numerosos constructores, Palin limitó las condiciones para alejar a un grupo importante: los gigantes petroleros mundiales que son dueños de los derechos del gas.
Asimismo, pese a promesas y consejos legales de no hablar directamente con los posibles licitantes, Palin sostuvo conversaciones telefónicas y reuniones con casi todos los principales candidatos, inclusive con TransCanada.
El equipo de Palin para la construcción del gasoducto estuvo dirigido por Marty Rutherford, una respetada especialista en energía con casi 20 años de experiencia en el gobierno estatal, pero que en 2003 trabajó durante 10 meses para la empresa Foothills Pipe Lines Alaska Inc., una subsidiaria de TransCanada.
Esa información fue obviada a los legisladores de Alaska y tampoco se mencionó cuando Rutherford fue nombrada para dirigir el equipo.
TransCanada había calculado hace cuatro años que la construcción del gasoducto costaría 26,000 millones de dólares sin subsidios, pero el equipo de asesores de Palin calculó el costo en casi 40,000 millones de dólares.
Creo que la investigación de la AP debe de servir de advertencia a los que todavía creen que la candidatura de McCain-Palin es algo diferente a la actual administración republicana. Si quiere más despilfarro, mayor corrupción y profundizar la crisis económica, ya sabe lo que tiene que hacer: vote por McCain.
Fotografía: la candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin (i), se despide de unos seguidores tras un acto de campaña electoral que se llevó a cabo hoy, 25 de octubre de 2008, en Des Moines, Iowa (Steve Pope/pool/Des Moines Register/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...