sábado, 29 de noviembre de 2008

Del garrote y la zanahoria


El líder cubano Fidel Castro conversó con el presidente ruso Dimitri Medvedev en su encuentro del viernes sobre la posición de Cuba contra la política de ''garrote y zanahoria'' de Washington y el reclamo de Guantánamo, dijo en un artículo que difundió el sitio en internet CubaDebate.
''No dejé de abordar con él un solo punto esencial, desde nuestras posiciones, respecto a Estados Unidos, donde no cabe la idea de que aceptemos la política de garrote y zanahoria ni de que renunciemos a la devolución de hasta el último metro cuadrado del territorio de Guantánamo ocupado por la fuerza en nuestro país'', afirmó.
Castro dijo haber conversado con Medvedev acerca de la política ''paciente y pacífica'' que tiene Cuba frente a Estados Unidos, ''sin descuidar nunca nuestra capacidad defensiva frente a un potencial agresor''.
''Ningún país comprendería mejor esta política que Rusia, constantemente amenazada por el mismo adversario de la paz'', dijo el líder comunista, de 82 años y alejado del poder desde julio de 2006 por una crisis de salud, de acuerdo a la AFP.
Cuba exige la devolución del territorio de Guantánamo, donde Estados Unidos mantiene una base y una prisión, y el levantamiento del embargo que rige desde 1962. El presidente electo Barack Obama prometió clausurar el centro de detención y dijo estar en favor de un diálogo con La Habana.
Castro señaló que le expresó al mandatario ruso sus ideas "sobre los graves problemas inmediatos en campos cruciales que hoy enfrentan los pueblos, en su búsqueda de un mundo multipolar que garantice el desarrollo sostenido y pacífico''.
Añadió que el encuentro fue estimulante y que quedó con un "alto concepto'' de la inteligencia del presidente ruso, tras la reunión que sostuvieron durante una hora y 15 minutos en el lugar donde convalece de su enfermedad.
Medvedev, quien partió la noche del viernes tras permanecer en Cuba más de 24 horas, se reunió con el presidente Raúl Castro, con quien selló la recomposición de las relaciones entre los dos ex aliados ideológicos, tras el distanciamiento por la desaparición de la Unión Soviética, sostén de la isla de 1961 a 1991.
Fotografía: el presidente cubano, Raúl Castro (derecha), espera desde detrás de una pared la llegarda del presidente ruso Dmitry Medvedev, mientras un trabajador de la televisión cubana camina por el lugar antes del inicio de la ceremonia en la tumba del soldado soviético desconocido en La Habana, el viernes 28 de 2008 (Javier Galeano/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...