miércoles, 5 de noviembre de 2008

La esperanza en el diálogo


Los cubanos esperan que el demócrata Barack Obama abra la posibilidad de un diálogo entre La Habana y Washington, tras obtener una victoria histórica en las elecciones de Estados Unidos, de las cuales estuvieron muy pendientes, informó la AFP.
El noticiero de televisión de la medianoche local informó del triunfo de Obama. La noticia empezó a correr también por llamadas de amigos y familiares, algunas llegadas desde Estados Unidos.
''Impresionante, estábamos esperando el resultado. Esperemos que las cosas empiecen a cambiar'', declaró una estudiante de derecho de 32 años, que se enteró del triunfo de Obama por un vecino que tiene cable ilegal, en un barrio del oeste de La Habana.
En algunos hoteles o centros nocturnos, con televisión por cable, empleados cubanos y turistas siguieron los resultados. ''Vamos a ver qué va a pasar con Obama, pero para mí no va a cambiar nada. Esperemos que haya algo que mejore'', afirmó un empleado de hotel del sector de Miramar.
Obama ganó simpatías en la isla al decirse dispuesto a dialogar, y a levantar las restricciones a los viajes y envíos de remesas que puso George W. Bush para endurecer el embargo vigente desde hace 46 años. El republicano John McCain había prometido mantener la presión sobre Cuba.
Dirigentes de la oposición interna, a quienes Cuba considera mercenarios de Estados Unidos, acudieron a la residencia del representante de la Sección de Intereses de Washingon en La Habana (SINA) para informarse en las cadenas estadounidenses de los resultados, desde una gran pantalla y dos televisores.
''La gran expectativa en Cuba es por la proyección del cambio que el pueblo cubano quiere en la relación con Estados Unidos. Pero los cambios más importantes no dependen de Obama, sino del gobierno cubano y de los cubanos'', dijo Osvaldo Payá, Premio Sajarov 2002 del Parlamento Europeo.
Las Damas de Blanco, esposas de presos políticos, pidieron al presidente electo estadounidense que antes de iniciar un diálogo con el gobierno cubano presione por la liberación de presos políticos.
''Creo que esto es muy bueno para Cuba, porque se abre la posibilidad de un diálogo, aunque algunos sectores recalcitrantes del gobierno lo van a torpededear'', añadió el opositor Oscar Espinosa.
El martes, en el propio día de las elecciones, el líder cubano Fidel Castro, elogió al candidato demócrata en un artículo publicado por los medios, en el que advirtió que con McCain ''el peligro de guerra se incrementaría''.
''Es sin duda más inteligente, culto y ecuánime que su adversario republicano'', dijo Castro, quien en contraste describió a McCain como "viejo, belicoso, inculto, poco inteligente y sin salud''.
Un grupo de empresarios estadounidenses que asiste a la Feria Internacional de La Habana se reunió en un hotel pendientes de los datos. ''Necesitamos un presidente que cambie las relaciones con Cuba, se necesita un cambio grande y rápido'', afirmó el ganadero de Florida, John Parke Wright.
Analistas, diplomáticos e incluso dirigentes cubanos, señalan que una elección de Obama y su posible flexibilización de la política hacia la isla supondría un ''desafío'' para La Habana.
El vicepresidente Carlos Lage dijo que sin importar quien ganara, Cuba seguiría su preparación en defensa y el fortalecimiento del socialismo, en tanto que el canciller Felipe Pérez Roque había señalado que Obama tenía una posición con Cuba ''respetuosa''.
La revolución cubana ha enfrentado hasta ahora a 13 administraciones y diez presidentes estadounidenses, desde que triunfó el 1 de enero de 1959.
Fotografía: un matrimonio en La Habana mira un informe sobre la elección presidencial en Estados Unidos, el 4 de noviembre de 2008 (Stringer/AFP/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...