viernes, 21 de noviembre de 2008

Rice buscó ampliar relaciones con La Habana


El presidente George W. Bush frenó los esfuerzos de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, de mantener vínculos más directos con Irán y Cuba en los últimos meses de su mandato.
La iniciativa de Rice de abrir una Oficina de Intereses de Estados Unidos en Teherán, que desde hace meses se había reportado que era inminente, fue detenida de forma indefinida este verano.
Respecto a Cuba, Rice también mantuvo discusiones para que se buscaran mejores relaciones diplomáticas con La Habana, mediante la asignación de más personal y de funcionarios de un mayor nivel a la sede diplomática existente en la actualidad.
En una visita poco divulgada, hace un año el Departamento de Estado envió un equipo encabezado por el entonces inspector general, Howard Krongard, a La Habana, con la misión de trazar un plan destinado a alcanzar relaciones diplomáticas plenas en la época post-Castro. La visita también produjo ideas sobre la forma de aumentar la Oficina de Intereses si se producía un cambio bajo el gobierno actual.
De acuerdo a un artículo sobre el tema de Jim Hoagland, columnista experto en temas de política internacional, tanto en el caso de Irán como de Cuba, Bush dijo a algunos asociados que él prefería no tomar decisión alguna antes de que se celebraran las elecciones presidenciales norteamericanas. Esta espera podría extenderse.
Cuaderno de Cuba tuvo conocimiento de esta información gracias al blog de Philip Peter, The Cuban Triangle.
Para leer el artículo de Jim Hoagland, pinche aquí.
Fotografía: un cubano carga latas de refresco en su carro, para venderlas luego como metal recicable, frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, en esta foto del 10 de julio de 2003 (Adalberto Roque/AFP/Getty Images).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...