miércoles, 26 de noviembre de 2008

Secreto a voces


En una entrevista con el actor norteamericano Sean Penn, el presidente cubano Raúl Castro se refirió a los intercambios que han mantenido, durante más de una década, los militares estadounidenses acantonados en la Base Naval de Guantánamo y sus contrapartes de Cuba. Castro dice que ha reinado la discreción sobre el acuerdo, para no exaltar al electorado cubanoamericano del sur de la Florida.
''Le diré algo que nunca he dicho públicamente antes'', afirmó Castro, de 77 años. ''Esto fue filtrado antes por alguien del Departamento de Estado, pero rápidamente lo ocultaron, debido a la preocupación con el electorado de la Florida, y pienso ahora que contándolo aquí el Pentágono dirá que es una indiscreción mía''.
A continuación el gobernante señaló que gracias a un ''acuerdo secreto'', militares estadounidenses y cubanos establecieron una línea de contacto a raíz de la crisis de los balseros de 1994, y un año después, el 9 de mayo de 1995, acordaron realizar reuniones mensuales sobre temas relacionados exclusivamente con Guantánamo.
''Desde entonces a la fecha se han realizado 157 encuentros, y cada uno de los encuentros han quedado grabados'', cuenta Castro. ''Las reuniones están fijadas para el tercer viernes de cada mes, y alternamos el lugar entre la base naval y el territorio cubano''.
Es cierto que Raúl Castro no ha había hablado nunca antes del tema. Verdad que la discreción de ambas partes ha reinado al respecto. Pero de "secreto'', el acuerdo tiene poco.
En una entrevista en inglés concedida a la agencia de noticias Reuters, en 2002, el presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular expresó:
''Si incluso los militares de ambos lados pueden cooperar y coordinarse y han establecido una especie de distensión alrededor de Guantánamo.... ¿por qué no los dos países?'', dijo Alarcón entonces.
''Nos están dando un ejemplo de lo que es posible'', añadió.
En una información anterior aparecida en El Nuevo Herald, realizada por Armando Correa y fechada el 26 de junio de 1996, se informaba que para entonces los militares norteamericanos negociaban con sus colegas de la isla la deportación de los primeros balseros detenidos en Guantánamo y mostraban su agradecimiento a un general cubano por el profesionalismo que les había enseñado.
''Mi general, como recuerdo de lo que hacemos, una placa de agradecimiento por la cooperación y el profesionalismo que nos ha enseñado'', dijo en español John McKay, coronel de la Infantería de Marina, que entonces era jefe de la operación de la Base Naval de Guantánamo, a un general cubano de apellido Pérez Pérez.
La información de Corea detallaba que una copia en video del encuentro, ocurrido entre noviembre y diciembre de 1995, había llegado anónimamente a las oficinas en Washington de los congresistas republicanos por la Florida, Ileana Ros-Lehtinen y Lincoln Díaz-Balart. El reportaje también indicaba que Díaz-Balart iba a pedirle a la Cámara de Representantes que se citara ante el Comité de Relaciones Exteriores a los oficiales estadounidenses que aparecían en el video.
El artículo agregaba que Ros-Lehtinen se había reunido con Peter Tarnoff, subsecretario de asuntos políticos del Departamento de Estado, y con John Deutsch, director de la Agencia Central de Inteligencia, para pedir una investigación sobre las negociaciones secretas entre oficiales de ambos gobiernos.
''Ellos me dijeron que no sabían nada del video ni de la reunión'', explicó Ros-Lehtinen de acuerdo a lo reportado por Correa. ''Eso indica la duplicidad del gobierno de Bill Clinton, que por un lado habla de mano dura contra Castro y por otra los militares se dan la mano con los castristas''.
Sin embargo, los encuentros prosiguieron durante los ocho años de la administración de George W. Bush. Al parecer, durante ese tiempo los congresistas cubanoamericanos no hablaron públicamente de una ''duplicidad'' por parte del gobierno de Bush, ni declararon a la prensa su preocupación por las reuniones ''secretas''. Tampoco se sintieron motivados para pedir una investigación en el Congreso.
Para ver la información sobre la entrevista, pinche aquí.
Fotografía: un grupo de personas vestidas de reos se manifiesta el 19 de noviembre de 2008, en Lima, Perú, a favor del cierre de la cárcel de Guantánamo en Cuba, aprovechando la realización en esta ciudad de la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) (Paolo Aguilar/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...