martes, 30 de diciembre de 2008

La guerra que no se ve


Ha sido la guerra que ha resultado más costosa, en toda la historia de la televisión norteamericana. Es la nación más peligrosa del mundo para los periodistas.
Ahora las tres principales cadenas de televisión de este país están reduciendo su presencia en la zona. De igual manera se están comportando muchos periódicos y revistas.
Durante este año, las tres cadenas de televisión norteamericana dedicaron 423 minutos a Irak, dentro de su horario nocturno, hasta el 19 de diciembre, que fue el día límite para realizar el cómputo. El pasado año, el tiempo total en igual espacio ascendió a los 1,888 minutos in 2007.
Por vez primera, ocurre el hecho de que las tres principales cadenas televisivas carezcan de corresponsales en una zona donde aún se desarrolla un conflicto bélico en que participa un gran número de militares norteamericanos.
El resultado es que la guerra ha ido desapareciendo paulatinamente de las pantallas de este país. Es cierto que el número de bajas norteamericanas ha disminuido notablemente, pero también lo es que Irak no es un capítulo cerrado.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...