martes, 23 de diciembre de 2008

Por donde empezar


De la entrevista que le realizó el periodista Edmundo Garcia (EG) a Mariela Castro Espín (MC), directora del Centro Nacional de Educación Sexual en Cuba:
EG: ¿Vilma abordó estos temas que tu abordas?
MC: Si, si, absolutamente. Este trabajo lo empezó ella y justamente por eso he tenido que explorar lo que se hizo y he visto que hicieron cosas increibles y que ella se introdujo en temas que no son conocidos, porque no son públicos pero ella batalló mucho con relación a los derechos de las personas homosexuales y transexuales, con relación a los transexuales logró más.
EG: ¿Vilma estuvo al tanto de estos temas?
MC: Si, ella los trabajó.
EG: Esto no se supo.
MC: Nunca se supo, yo inculoso vine a saber más cuando yo entro a trabajar en el CENESEX en el ‘90, como especialista, que le hago una entrevista al Dr. Lajonchere, Celestino Alvarez Lanjonchere, para conocer sus puntos de vista sobre la atención a las personas homosexuales, y que se debía hacer, y todo el dolor que sentía la persona homosexual en Cuba y él me explicó muchas cosas que mi mamá había hecho, que yo no sabía; me enseñó incluso un documento que mi mamá le pide a él que se lo redactara sobre la homosexualidad y la homofobia en sentido general, que en aquellos en esos momentos no se llamaba de esa manera. El documento era para convencer a los dirigentes del Buró Político, porque ella era miembro del Buró Político en aquel momento, de la necesidad de establecer políticas en relación con las personas homosexuales y a su respeto.
EG: ¿Y en ese documento aparece cuál fue la reacción del Buró Político en esa época?
MC: No lo se.
EG: ¿No los has averiguado?
MC: Quisiera averiguarlo, pero no sé por donde empezar.
EG: Por tu papá.
Para leer el resto, pinche aquí.
Fotografía: Mariela Castro asiste a una sesión sobre derechos humanos en el Palacio del Congreso en Montreal, Canadá, el 28 de julio de 2006 (Gordon Beck/Gazette).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...