viernes, 26 de diciembre de 2008

Raúl Castro cerrará sesión parlamentaria


El presidente de Cuba, Raúl Castro, presidirá este sábado la segunda y última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular de 2008, con la ley de Seguridad Social y el presupuesto del 2009 como temas principales de la agenda.
A pocos días para que la revolución llegue al medio siglo, el parlamento cubano vuelve a reunirse con una agenda de temas más modesta de lo que cabría esperar después de que el presidente anunciara durante su asunción, el 24 de febrero pasado, una reestructuración administrativa antes de finalizar el año, de acuerdo a una información de la agencia Efe.
El general Castro impulsó este año medidas como la eliminación de algunas restricciones al consumo, una incipiente reforma agrícola y la supresión del ''igualitarismo'' salarial para incentivar el trabajo, mediante una reforma laboral que debe entrar en vigor en el primer mes de 2009.
Además, en los últimos meses hizo varios cambios en su gabinete de ministros, pero éstos no han ido acompañados de reformas estructurales para las que requería tiempo, según dijo, para ''estudiar con profundidad (...) la actual estructura y funciones de los organismos de la Administración Central del Estado''.
''Y una vez concluidos (los estudios), hacer la propuesta o presentación del nuevo Gobierno y los demás cambios que se decidan sobre estructura y funcionamiento en otra asamblea en el curso del presente año'', afirmó Raúl Castro en febrero.
En la sesión del sábado, según han señalado los medios oficiales cubanos, los temas principales serán la aprobación del proyecto de ley de Seguridad Social que presentó en julio, en la anterior sesión del Parlamento, y el visto bueno que recibirá el presupuesto del Estado y las líneas económicas y sociales para 2009.
La reforma de la ley de Seguridad Social prevé como principal punto el aumento en cinco años de la edad mínima de jubilación.
Los debates que a lo largo de la semana se han desarrollado en las comisiones del Parlamento como tarea preparatoria de la sesión han servido para hacer balance de un año marcado en su segundo semestre por el efecto devastador de tres huracanes que golpearon la isla, dejando más de $10,000 millones en pérdidas.
En una de las últimas, la que pasó revista a la situación del comercio interior, quedaron al descubierto la ''falta de profesionalidad y calificación en directivos, administradores y trabajadores'' en algunos sectores.
Además, la ''falta de organización'' en la distribución mayorista y de "voluntad y exigencia'' en otros servicios.
Los diputados también fueron informados del incremento del déficit comercial de Cuba durante 2008, al registrar un aumento de las importaciones de bienes del 43.8 por ciento frente al 2.1 por ciento registrado por las exportaciones.
El ministro de Economía, José Luis Rodríguez, dijo ante la Comisión del ramo que el país necesitará realizar cambios estructurales en la agricultura y la industria para lograr el equilibrio financiero externo y crear ''reservas para contingencias indispensables''.
Rodríguez afirmó que es necesario incrementar la eficiencia y productividad, y anunció un crecimiento de la economía para este año del 4.3 por ciento, por debajo del 7 por ciento previsto.
Desde el martes las comisiones pasaron revista a la situación en apartados como el educativo, donde en 2008 quedaron 5,000 plazas vacantes en el sistema universitario para carreras pedagógicas, lo que supone un problema para un país con un déficit reconocido de maestros superior a los 8,000.
Además, los legisladores hicieron hincapié en la situación de la recreación, una cuestión ''estratégica'' para la ''supervivencia'' del socialismo en la isla, y para la que el Gobierno sigue sin encontrar soluciones.
Fotografía: el presidente Raúl Castro participa en la sesión plenaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular en La Habana, el 26 de diciembre de 2008 (Emilio Herrera/Prensa Latina/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...