martes, 6 de enero de 2009

Cuba envejece ''aceleradamente''

A continuación, un reportaje de Carlos Batista, de la Agence France Presse, sobre el envejecimiento de la población cubana:

CARLOS BATISTA/AFP
LA HABANA

El bastón
se convertirá en un artículo de primera necesidad en Cuba en sólo 15 años, pues su población envejece ''aceleradamente'' y, aunque los técnicos suenan alarmas y el Gobierno toma medidas, algunos jóvenes optan por emigrar.
Revertir la situación es necesario, pero llevará años y habrá que adaptarse, concluye un reciente estudio de varias instituciones estatales afirmando que el envejecimiento demográfico está "en proceso de agudización acelerada''.
Cuba será el país más viejo del continente en dos o tres décadas, por encima de Uruguay y Argentina, calcula.
Esto es consecuencia del ''desarrollo social alcanzado'', por lo que ''sería incorrecto visualizarlo de forma negativa'', dice el estudio titulado ''El estado
actual y perspectivo de la población cubana: un reto para el desarrollo territorial sostenible'', que no niega lo dramático y urgente de la situación.
Desde otros países, el envejecimiento cubano se divisa simbólicamente en el poder:
los jóvenes barbudos de hace medio siglo ahora promedian 78 años.
De los 11.2 millones de cubanos, 1.9 millones tienen más de 60 años (16.6%). En 2025 la población total será algo menor, pero los adultos serán 2.9 millones (26%). En 2006 y 2007, la población decreció en términos absolutos.
Hacia 2025 ''el único grupo poblacional que (...) experimentará crecimiento será el de 60 años y más'', lo que significará mayor carga sobre la población activa, la seguridad social, más servicios de geriatría y cambios en la estructura familiar, señala el estudio.
Considera ''insuficiente'' la infraestructura actual: 222 casas de abuelos (seminternados), 145 asilos, 35 servicios de geriatría con 273 especialistas y 342 médicos generales con postrados.
''Hay que hacer más casas para los abuelos'' y ''habrá que hacer más asilos'', dijo el presidente Raúl Castro en una reciente entrevista, poco después que el Parlamento aprobara una ley para extender en cinco años la edad de jubilación.
Insuficiente, dicen especialistas. La tecnología se moderniza a la vez que la fuerza de trabajo envejece. Recomiendan ''prestar especial atención'', a la recalificación de esas personas ''a la par de los cambios tecnológicos''.
La tendencia actual en los hogares cubanos apunta a más ancianos viviendo solos (144,367 reciben atención comunitaria) y a más jefaturas femeninas, producto de divorcios, separaciones y viudez, ''complejidades que la sociedad deberá atender y enfrentar'', alertan.
La situación se complejiza: el viceministro de Salud Pública Joaquín García dijo que un ''plan estratégico'', iniciado en 2005, debe llegar a 2015 con una expectativa de vida de 80 años.
Los especialistas recomiendan estimular a toda prisa la fecundidad, pero en Cuba eso implica vivienda, canastilla y valorizar el devaluado salario. El Gobierno los tiene en su agenda, pero no ve solución a corto plazo.
Entonces, según los técnicos, se debe estimular la fecundidad de la mujer trabajadora, para elevar ''la entrada, como la permanencia de un mayor número de mujeres en la fuerza de trabajo''.
Otro factor del envejecimiento poblacional es que ''la migración externa presenta signos negativos'' desde hace décadas, o sea, salen muchos más que los que entran.
Pero subirse a un bote y cruzar el estrecho de la Florida, o a un avión y atravesar el Atlántico hacia Europa, es una dura tarea apta para jóvenes, muchas veces muy calificados.
Cálculos académicos señalan que unos 37,000 jóvenes salieron en 2006-2007 en busca de realización personal, dejando solos a padres que andan aún entre los 50-65 años, candidatos a casas de abuelos y asilos, con su correspondiente bastón.
Fotografía: una mujer utiliza un teléfono público en La Habana, el 6 de enero de 2009 (Darío López-Mills/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...