miércoles, 28 de enero de 2009

Disidentes ven positiva invitación a relator ONU, pero no tienen esperanzas


Miembros de
la disidencia interna cubana calificaron hoy de ''positiva'' la invitación que el Gobierno enviará al relator de las Naciones Unidas para la Tortura, Manfred Nowak, para que visite la isla este año, pero ven con poca esperanza sus resultados, de acuerdo a la agencia Efe.
Elizardo Sánchez, líder de la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), ve ''positiva'' la decisión del Gobierno, anunciada por el ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque, junto con la promesa de ratificar la convención internacional sobre desapariciones forzosas.
Pero Sánchez dijo a Efe que el ''impacto práctico'' de las visitas de relatores y otros expertos a Cuba seguirá siendo ''insignificante'' mientras el gobierno ''no muestre en los hechos una sincera voluntad política en cuanto al respeto de los derechos civiles, políticos y económicos''.
Según Sánchez, si el Gobierno que preside el general Raúl Castro realmente quisiera que la visita de Nowak fuese ''fructífera'', tendría que permitirle que ''se entreviste libremente con las víctimas de los abusos tanto en el enorme sistema carcelario como en las calles de Cuba''.
''Estoy casi seguro de que el Gobierno va a manipular la agenda del relator Nowak'', agregó.
El economista disidente Oscar Espinosa Chepe declaró que espera que el relator ''tenga acceso a las cárceles y pueda hablar con los presos y conocer de primera mano la situación que tienen''.
Espinosa, uno de los 75 opositores apresados en la oleada represiva de 2003, ahora excarcelado por razones de salud, cree que Nowak, además de reunirse con funcionarios del Gobierno, ''debe hacerlo con la sociedad civil, para que no sea una visión parcializada de la sociedad cubana''.
''Pero si esto no se hace, será otra visita más sin consecuencia'', señaló el economista a Efe.
La periodista independiente Miriam Leiva, fundadora de las "Damas de Blanco'', también cree que el relator de la ONU tiene que "entrevistarse con presos escogidos al azar, incluidos los de conciencia, porque en Cuba la tortura no es visible''.
En la isla ''se aplica la tortura sicológica intensamente'', aseguró.
Además, Leiva considera significativo que el anuncio de la invitación se realice ''antes del análisis del gobierno cubano en el Consejo de Derechos Humanos'', que tendrá lugar el próximo 5 de febrero.
Manuel Cuesta Morúa, del partido socialdemócrata Arco Progresista, dijo que le parece ''positivo'' que el gobierno cubano se encamine a ''respetar y a firmar'' los pactos internacionales de derechos humanos.
''Esto indica que, por un lado, parece haber voluntad política para moverse en esa dirección, y esperamos que se muevan con más velocidad para firmar otros instrumentos que tienen que ver con los derechos de la persona'', agregó.
Cuesta opinó que las autoridades de la isla deben invitar a otros relatores y dijo que se avanzaría ''mucho más'' si la Asamblea Nacional ratifica en una sesión extraordinaria los pactos de derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales suscritos el año pasado por Cuba.
Pérez Roque, al hacer los anuncios en una rueda de prensa, recordó que Cuba es firmante del convenio contra la tortura y adelantó que el Gobierno está trabajando en el informe que presentará al Comité sobre ese tema, con el propósito de que esté listo en el primer semestre de 2009.
También afirmó que tras la visita a La Habana en 2007 del relator especial de la ONU para la Alimentación, Jean Ziegler, Cuba manifestó su predisposición a que otros funcionarios de igual rango hicieran viajes similares.
Fotografía: estudiantes universitarios durante la Marcha de las Antorchas, que se celebra anualmente en La Habana, en una repetición de un acto similar organizado por Fidel Castro para celebrar el centenario del nacimiento de José Martí un 28 de enero (Javier Galeano/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...