jueves, 8 de enero de 2009

El rostro de la farsa


Llega siempre el momento en que un proceso social y político se agota. Si no se produce un cambio violento o una transformación continua y dinámica, lo que queda es la decadencia. Y una de las fases más penosas de esa decadencia puede asumir la cara de la farsa. Un ''Fidelito'' ya viejo y disfrazado (lo siento, no encuentro otra palabra más adecuada) de su padre es, sin duda, un espectáculo triste, para simpatizantes y enemigos. El gobierno de La Habana ha tratado de presentarlo con entusiasmo y combatividad, pero no por ello deja de ser visible la máscara ya no sólo del fracaso, sino también del abandono.
Extrañados por el bajo perfil que mantiene Fidel Castro desde hace semanas, los cubanos saludaron en las calles la caravana que reeditó su entrada triunfal hace medio siglo, sorpresivamente encabezada el jueves por el primogénito "Fidelito'', dice un cable de la AFP.
Vestido de verde olivo, Fidel Castro Díaz-Balart, de 59 años y quien tiene un gran parecido con su padre -incluida la barba-, recorrió las calles de La Habana a bordo del jeep que encabezó la caravana, junto a la voleibolista Regla Torres y el meteorólogo José Rubiera, agrega la agencia de prensa.
''Me siento muy emocionado con el cálido recibimiento que el pueblo de la capital ofreció a los barbudos de estos tiempos'', dijo Díaz-Balart, cuya presencia en la comitiva tomó por sorpresa a los 50 escolares, estudiantes, trabajadores y combatientes seleccionados para integrarla.
Algunos recordaron que uno de los episodios más emotivos de la entrada de Fidel a la ciudad hace medio siglo fue cuando, en el pueblo del Cotorro -entrada a La Habana- cargó y besó a Fidelito, al que no vio en 25 meses de guerrilla en la Sierra Maestra.
Pero no todos se percataron de quien encabezaba el desfile. A ambos lados de las principales arterias habaneras se concentraron trabajadores y estudiantes, convocados por centros laborales o de estudio, para recibir la caravana, que entró pasado el mediodía por el Cotorro -17 km del centro-, por donde lo hizo Fidel hace 50 años.
''Esperábamos un mensaje de Fidel. Pensamos si habrá tenido una recaída en su salud'', declaró a la AFP Eumelia Rodríguez, una jubilada que tenía apenas 9 años cuando Castro ingresó a la capital el 8 de enero de 1959 al mando de la caravana.
Fotografía superior: cientos de personas se congregaron hoy, 8 de enero de 2009, en las calles y el malecón de La Habana, para recibir a la "Caravana de la Libertad'' que conmemora el recorrido triunfal realizado por el Ejército Rebelde hace 50 años, encabezado por el líder cubano Fidel Castro, durante la celebración del 50 aniversario de la Revolución Cubana (stringer/EFE).
Galeria de combatientes:
(los rostros presentes de un pasado)





Fotografía superior (galería): Jorge R. Pretel Justo, 81 años (Darío López-Mills/AP).
Fotografía superior izquierda (galeria): Julio Eladio Hernández Sánchez, 67 años (Darío López-Mills/AP).
Fotografía superior derecha: Luis Ismael Alfaro, 73 años (Darío López-Mills/AP).
Fotografía medio izquierda: Sergio Riera Fonseca, 76 años (Darío López-Mills/AP).
Fotografía inferior izquierda: Elio Verges, 68 años (Darío López-Mills/AP).
Fotografía inferior derecha: Gregorio Saborit Martinez, 68 años (Darío López-Mills/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...