viernes, 16 de enero de 2009

Entrevista a Fausto Canel


Hoy se exhibe en la isla la película Desarraigo, del realizador y escritor cubano exiliado Fausto Canel, como parte del ciclo ''Historia de Nuestro Cine Contada en Imágenes''.
La cinta, que se proyectará a las 2 p.m., en la sala Charles Chaplin de la Cinemateca de Cuba, según el boletín ICAIC digital, fue realizada en 1965 y tiene guión de Mario Trejo y el propio Canel y cuenta con las actuaciones de Sergio Corrieri, Roberto Lazo, Raúl Eguren, Sofía Iduate, Fernando Bermúdez, Helmo Hernández, Julito Martínez, Reynaldo Miravalles, Yolanda Farr y José Taín.
Cuaderno de Cuba aprovechó la ocasión para entrevistar a Canel, quien reside en Miami.
¿Cuál es la trama de Desarraigo?
En la Cuba de 1964 una arquitecta cubana y un ingeniero argentino se conocen en un proyecto de de planificación industrial relacionado con la planta de níquel de Nicaro. La trama de la cinta nos permite constatar las dificultades que la planta está teniendo, las cuales poco tienen que ver con el embargo estadounidense, el famoso "bloqueo''. Como dice el militar al frente de la planta (Reinaldo Miravalles), el burocratismo y la desorganización son peores que cualquier sabotaje, es decir, son el enemigo principal: el verdadero "sabotaje''. Al final, la arquitecta se niega a partir con el ingeniero, pues quedarse en Cuba a luchar contra la limitaciones del régimen, para ella, vale la pena. Critica dura y esperanza a un mismo tiempo.
¿Tuvo dificultades para filmar en locaciones. Tengo entendido que el propio Che autorizo la filmación en las minas de níquel de Nicaro. En aquellos años, conseguir una autorización de ese tipo no debió resultar fácil.
Mi ayudante de dirección había sido amigo de infancia del Che y tenía acceso directo. El Che se leyó el guión y enseguida aprobó el rodaje en Nicaro y Moa, no sin antes comentarle a mi ayudante que el conflicto era pequeño burgués.
Desarraigo obtiene un premio en el Festival de San Sebastián (1965) y es exhibida en la isla. Podemos decir que su retirada de la cartelera y el hecho que durante décadas permaneciera encerrada en el "hueco de la memoria'' se debió a que su director fue primero un intelectual "problemático'' y luego abandonó el país. O sea, ¿fue Desarraigo una película maldita o la obra de un director maldito? O por otra parte, hay elementos en la película que con la radicalización del proceso, que ocurrió en poco tiempo (ofensiva revolucionaria, quinquenio gris, etc.), la habrían convertido en una obra prohibida, aunque el director hubiera decidido permanecer en la isla.
Creo que sí, que mi cercanía al periódico Revolución (era su critico de cine) y mi afinidad con Lunes de Revolución y con su director, Guillermo Cabrera Infante, me convirtieron en un intelectual, como dices, "problemático''. Sin embargo, la película fue considerada de por si "conflictiva''. El presidente del ICAIC, Alfredo Guevara, tuvo que esperar un año a que la cinta ganase un premio internacional (su método favorito para mantener a los sectarios a raya) antes de ponerla en los cines. Pero su desaparición de las pantallas se debió fundamentalmente a mi salida del país. No viví en Cuba el quinquenio gris, pero es muy probable que el ambiente opresivo de aquella época no ayudó a que la película se repusiese, ni siquiera en la Cinemateca.
¿Es Desarraigo el primer intento de una crítica dentro de la "revolución'', que tampoco fue posible llevar a cabo? ¿Podría haberse convertido en ejemplo de una posible alternativa, de cuestionamiento parcial del sistema dentro del sistema?
No sabría decir si la primera, pero sí fue una de las primeras. Varios documentales, como "Una vez en el puerto", de Alberto Roldán, y "Gente de Moscú‘‘, de Roberto Fandiño, por ejemplo, ya habían cuestionando al régimen desde "dentro de la Revolución". Fue un ambiente de critica que se creó en aquella época entre (algunos) cineastas del ICAIC -y que Alfredo Guevara estímulo para crearle buena imagen a la revolución cubana fuera del país.
¿Constituye Desarraigo una contrapartida, anterior por supuesto, a Memorias del Subdesarrollo?
Creo que sí, y no sólo por su temática (dejar o no dejar el país), sino también por sus actores.
¿Cuándo Desarraigo fue retirada de los cines?
La película no se puso mucho, aún estando yo en el Cuba. Luego desapareció por completo. Lo curioso es que otra película mía, "Papeles son papeles", fue puesta en la Cinemateca en 1999, cuando se celebraron los 40 años de fundado el ICAIC.
¿Se encuentra en DVD, y se puede adquirir o alquilar aquí en Miami?
No. Y la copia que tengo en DVD (sacado clandestinamente de Cuba) no respeta el formato CinemaScope en el que la filmé.
¿La ha vuelto a ver? ¿Qué opinión tiene en la actualidad de la película?
La volví a ver hace cuatro años, 40 años más tarde de haber sido realizada. Fue una película honesta -y eso se nota. Su realización y estructura dramática me parece que todavía aguantan.

Fausto Canel nació en La Habana, Cuba, donde hizo estudios de ingeniería. Fue crítico de cine y formó parte de la generación de cineastas que creó el ICAIC. Varias de sus películas cubanas ganaron premios en festivales internacionales. En 1968 abandonó Cuba y se instaló en París, donde dirigió documentales para la televisión francesa. Allí realizó A la dérive, un mediometraje que marcó su regreso al cine de ficción. En España, donde residió diez años, dirigió el corto Espera, que representó a ese país en el Festival de Valores Humanos de Valladolid, y también el largometraje Power Game, una coproducción hispano-británica. En Estados Unidos realizó Campo minado, un documental sobre el regreso de la democracia a los países del cono sur de Suramérica. En 1991 publicó Ni tiempo para pedir auxilio, novela autobiográfica. Reside en Miami, donde trabaja en Radio Martí.
Fotografía: el realizador y escritor Fausto Canel en Miami.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...