martes, 20 de enero de 2009

Un buen comienzo


Ojalá que el discurso de toma de posesión del nuevo mandatario de Estados Unidos, Barack Obama, terso y breve, resulte un buen indicador de su presidencia. El tono fue por momentos de izquierda, una crítica al gobierno anterior contundente y una reafirmación de la necesidad del diálogo. También una vuelta a lo mejor del espíritu norteamericano y a la verdadera grandeza de este país. En lo personal, reconozco agradecido en Obama una cualidad literaria en sus discursos, no común en esta nación. Luego del cinismo de Cheney y la estulticia de Bush, al fin se escucha a alguien honesto e inteligente.
Fotografía: el presidente de Estados Unidos, Barack Obama y su esposa Michelle, saludan hoy, 20 de enero de 2009, durante su recorrido a pie de parte del trayecto entre el Congreso y la Casa Blanca, por la Avenida Pensilvania, en el que fueron aclamados por la muchedumbre apostada a ambos lados de la Avenida (Doug Mills/pool/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...