martes, 10 de febrero de 2009

Advertencia y alabanza


''Si nos preguntamos cuál podría ser nuestro futuro, podríamos mirar a una isla a noventa millas de nuestras costas'', dijo el profesor Louis Pérez Jr., reporta el Orange County Housing & Comerce.
''Cuba es la primera nación en experimentar una economía post-petrolera'', agregó.
Comenzó en 1989, cuando despareció su primer socio comercial a la caída de la Unión Soviética, explicó Pérez, profesor de historia J. Carlyle Sitterson y Director del Instituto para el Estudio de las Américas en la Universidad de North Carolina UNC.
El historiador habló de los cambios en el transporte y la agricultura, así como de la capacidad de los cubanos para enfrentar la crisis.
Saludó el espíritu de sobrevivencia de los residentes en la isla y alabó la sabiduría que encierran palabras como ''resolver''.
Pérez participó en una charla en el Chapel Hill Institute for Cultural and Language Education (CHICLE), junto a Dan Whittle y Daylin Muñoz-Núñez.
Whittle es un abogado que trabaja con el Fondo de Defensa del Ambiente, una organización que lucha por la preservación del ambiente, y durante ocho años ha trabajado con funcionarios cubanos, abogados, científicos y grupos de preservación de los recursos naturales en la isla, para desarrollar estrategias de protección del medio. Es el autor de diversas publicaciones, entre las que se encuentran Manual de legislación ambiental para la gestión de la zona costera de Cuba, que fue publicado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, en 2008.
Muñoz-Núñez es una científica especializada en ciencia marina, que llegó a Estados Unidos en 2004, y que en la actualidad trabaja con Whittle para promover la pesca responsable en la isla.
Lo que llama la atención cuando uno lee declaraciones como las del profesor Pérez -al menos según lo expresado en la publicación de referencia-, es la tendencia a usar el patrón de asociar una situación de decadencia y ruina no con el fracaso sino con la resistencia y la perseverancia.
Si bien a nivel personal y anecdótico resulta válido enfatizar estas similitudes, a nivel de análisis político no sólo es contraproducente, sino también reaccionario.
Más que hablar de una economía post-petrolera, lo correcto es referirse a una economía pre-petrolera.
Los cubanos no descubrieron la yunta de bueyes cuando se quedaron sin petróleo, sino dieron marcha atrás, retrocedieron, la famosa vuelta al pasado.
Si bien en Cuba existen en la actualidad mayores niveles de eficiencia en algunos renglones, ello no resulta de un avance en el desarrollo del modelo: se debe a la aceptación de normas y procedimientos que en un momento fueron desechados por pertenecer a un modelo que se consideró caduco.
La protección ambiental, por otra parte, es una de las tantas asignaturas pendientes en los cincuenta años de revolución, con niveles elevados de contaminación en muchos renglones, que si han alcanzado resultados catastróficos en ocasiones es porque lo impidieron limitaciones de otro tipo. Así, la supuesta pureza ecológica que puede encontrarse en algunas regiones del país es por defecto y no por un desarrollo más racional.
Admitir realidades de este tipo no impiden el también reconocer el resultado positivo de proyectos de colaboración y una mayor conciencia ecológica nacional en estos momentos, al menos por parte de ciertos sectores del gobierno.
Es cierto. Los cubanos tuvieron que resolver sus problemas e inventor nuevas formas de solucionar sus problemas durante el período especial, como afirma el profesor Pérez. Y la sabiduría está en evitar que situaciones así ocurran, porque lo queda entonces es sólo la sagacidad que produce la desesperación.
Para leer la información en el Orange County Housing & Comerce, piche aquí.
Para conocer más sobre el Chapel Hill Institute for Cultural and Language Education (CHICLE), pinche aquí.
Fotografía: cartel con la imagen de Fidel Castro en la puerta de un establecimiento habanero, mientras una bicicleta pasa por la calle en esta fotografía de noviembre de 2006.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...