lunes, 23 de febrero de 2009

De la arqueología y sus signos diversos


Comunistas peruanos critican a Pedro Campos y lo acusan de ''trotskista cubano''. Pero esta no es la noticia. Lo que al menos a mi me asombró es la ideología estalinista manifiesta en Fundamentos, ''revista teórica del partido comunista peruano reconstituido''. Lo de fidelidad a un nombre (Fundamentos) pasa por falta de imaginación, pero el situar la decadencia del socialismo en el XX Congreso del PCUS me parece una señal de demencia.
A continuación, los tres primeros párrafos del artículo:
''Un grupo de trotskistas y revisionistas, ha planteado la necesidad de instaurar un 'socialismo democrático y participativo' en Cuba. Este grupo de aventureros contrarrevolucionarios está capitaneados por Pedro Campos, autor de varios artículos en los que fundamenta las reformas que deben introducirse para hacer realidad tal socialismo salido se su sesera. Veamos los aspectos principales del 'socialismo' que propone este trotskista cubano.
Como todo trotskista, Campos es un furibundo detractor de Stalin y su antistalinismo lo ha llevado a revisar el marxismo y ha proponer un socialismo pequeño burgués que fue rebatido oportunamente por los clásicos del marxismo. Para este antistalinista en la URSS de Lenin y Stalin no hubo socialismo sino un 'modelo de Socialismo de Estado neocapitalista' en el que existieron mecanismos aparentemente democráticos para enfrentar el mal endémico de la burocracia, pero el aparato que controlaba el poder real centralizadamente, se las arreglaba para vulnerarlos , como las depuraciones, las 'promociones' de sus leales a través de la nomenclatura, la cooptación y la política de cuadros ... 'hasta que el desastre se hizo inevitable'.
Este es un enfoque típicamente trotskista de lo ocurrido con la Unión Soviética hasta su desaparición. Todo se habría reducido a la degeneración de una burocracia que acabó usurpando el poder .Así de simple fue para Campos un largo proceso de degeneración que comenzó en el XX Congreso del PCUS el año de 1956. En efecto, fue en este Congreso que se aprobó una lìnea política general y un programa típicamente socialdemócratas, renegando de un brillante pasado que culminó con la edificación del socialismo en un país devastado por la primera guerra mundial, y la guerra civil que le impuso la intervención de 14 países enemigos del poder soviético recién surgido''.
A mi, en realidad estos comunistas me recuerdan a los viejos reaccionarios de La Calle Ocho en Miami. Tanto es así que sería bueno que los camaradas y los intransigentes se pusieran de acuerdo y organizaran un congreso o una protesta en conjunto.
Quien quiera leer el artículo completo, pinche aquí.
Fotografía: Una protesta frente al edificio de The Miami Herald-El Nuevo Herald en Miami, con Saavedra al frente, en el año 2006 (Roberto Koltún-El Nuevo Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...