martes, 3 de febrero de 2009

El FBI se compromete a entregar información sobre asesinatos

El director del FBI en Puerto Rico, Luis Fraticelli, se comprometió con referir al Departamento de Justicia local la información que tenga en su poder relacionada a los asesinatos del joven cubano Carlos Muñiz Varela y de Santiago Mari Pesquera, hijo del veterano dirigente independentista Juan Mari Bras, de acuerdo a una información de la AP aparecida en primerahora.com.
"Yo me he comprometido con el Secretario de Justicia en hacer todo lo posible por los dos casos... al igual que se hizo con el pasado Secretario de Justicia sobre esos dos casos, vamos a hacer todo lo posible a nuestro alcance para que toda la información, si la hay, a nivel del FBI se entregue al Secretario de Justicia", dijo Fraticelli en una rueda de prensa junto al secretario de Justicia, Antonio Sagardía.
Afirmó que la información se entregará "siguiendo unas reglas y unos parámetros federales" para entregarla.
El funcionario federal no soltó prenda sobre la información en poder del FBI.
"No voy a hacer comentarios sobre que información hay o no la hay, eso es en privado con el Secretario de Justicia", destacó Fraticelli.
En una carta enviada el 15 de diciembre al entonces presidente electo Barack Obama, el ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá reclamó su intervención para que el FBI le entregue a Justicia toda la evidencia que tiene sobre la muerte de Muñiz Varela, ya que Fraticelli, le dijo al ex secretario de Justicia Roberto Sánchez Ramos que tenía información y evidencia para resolver los casos, de acuerdo a la misma fuente.
"Yo jamás puedo permitir que un delito quede impune en Puerto Rico. El hecho de que no se es"Yo jamás puedo permitir que un delito quede impune en Puerto Rico. El hecho de que no se esclarezca un caso no quiere decir que no se esté haciendo nada", dijo Sagardía de acuerdo a primerahora.com.
Fotografía: Carlos Muñiz Varela.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...