lunes, 9 de febrero de 2009

El juego de la guerra


Sugerencia para un empresario con poco talento y algo de dinero: ¿Por qué no fabricar un juego de soldaditos de plomo, para repartir entre los oyentes de la Mesa Redonda del lunes en Radio Mambí?
Se podrían fabricar algunos figurines representando al “profesor de cachiporra” Bonachea en traje de almirante y al director general Pérez Roura vestido de capitán.
El éxito de ventas no está garantizado, pero la diversión sí.
Fotografía: juego en exhibición en la tienda El Soldadito de Plomo en La Habana. Cuaderno de Cuba agradece a Javier Santos por la autorización para el empleo de esa fotografía.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...