martes, 10 de febrero de 2009

Engañados

El considerar a Cuba un ejemplo de lo que puede hacer una población cuando se enfrenta a una carencia casi total de petróleo, e incluso la perspectiva de vivir sin éste, tiene un buen número de seguidores entre ecologistas y defensores de los recursos naturales.
Un documental de 52 minutos, sobre la desaparición de la Unión Soviética y que pretende explicar cómo los cubanos tuvieron que transformar por completo su economía para hacerla más eficiente, ha sido realizado por una organización no lucrativa, que ´´enseña y diseña soluciones para enfrentar nuestra insostenible forma de vida, industrializada y centralizada, y basada en el combustible fósil´´.
The Power of Community: How Cuba Survived Peak Oil es un proyecto del Instituto Arthur Morgan para Soluciones Comunitarias.
De acuerdo a sus creadores, el filme muestra las dificultades y la lucha, así como el sentido comunitario y la creatividad del pueblo cubano durante una época tan difícil. ''Los cubanos explican como tuvieron que pasar de una industria agrícola altamente mecanizada a un sistema que utiliza métodos orgánicos en las cosechas y en los jardines urbanos''. Más adelante agrega: ''Cuba, la única nación que ha encarado una crisis de tal magnitud -en la reducción masiva de su consumo de combustibles fósiles- es también un ejemplo de opciones y esperanzas''.
Con todo el respeto que tengo a las causas –las que en gran medida comparto, salvo en sus excesos-, considero que es un error afirmar de forma tan enfática que se ha producido una transformación industrial en la isla que constituye un ejemplo para el mundo. Es más, me atrevo a decir que los han engañado. Ni en Cuba había una agricultura altamente mecanizada ni se ha avanzado notablemente en el problema de la dependencia energética. ¿O es que ninguno de ustedes ha oído hablar de Hugo Chávez?
Para ver el video The Power of Community: How Cuba Survived Peak Oil, pinche aquí.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...