jueves, 5 de febrero de 2009

La diversión


Mientras continúa el escándalo político por estarse expiando unos a otros en el Partido Popular español, sus funcionarios siguen mostrando interés en el tema cubano.
Lo que ya se vio en la manifestación del domingo parece que pica y se extiende.
El secretario de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas, anunció el miércoles que su partido trabajará para que Cuba esté en la agenda electoral española para los comicios europeos del próximo 7 de junio.
En su conferencia titulada Cuba, la voluntad política española en el contexto europeo, en la Fundación Hispano Cubana, Moragas subrayó que el PP exigirá a sus adversarios un compromiso con la libertad en la isla caribeña.
Moragas, que por otra parte se manifestó a favor del fin del embargo norteamericano a Cuba —una posición compartida con el ex presidente español José María Aznar, quien en su momento la manifestó al ex mandatario norteamericano George W. Bush— sostiene que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero "ha podido con toda la mayoría la mayoría de gobiernos del Partido Popular Europeo" porque estos últimos "ceden ante la especialización española en la región" y terminan diciendo "haremos lo que diga España".
No deja de haber mucho de verdad en su planteamiento, pero esta es la norma que impera en la Unión Europea, tanto cuando gobernaba España Aznar como ahora.
Mientras Moragas se preocupa por la situación en Cuba, otros en Madrid se preocupan por la situación en España. El titular del juzgado número 47 de Madrid, José Sierra, ya ha iniciado su instrucción sobre el espionaje sufrido por el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), número dos de Esperanza Aguirre, informa El País.
De acuerdo al periódico madrileño, Sierra investigará los dossiers que destapó El País el 20 de enero -el seguimiento con cámara oculta a González durante un viaje a Colombia en 2008 y otro de un viaje a Johanesburgo ese mismo año donde se hace referencia a adjudicaciones sospechosas- y un tercer dossier, publicado posteriormente por Público, también sobre adjudicaciones del vicepresidente.
"La apertura de diligencias supone que hoy se ha producido la judicialización de este presunto caso de espionaje", explicó un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.
Los autores de los dossiers -desconocidos hasta el momento- podrían haber incurrido, según la denuncia que presentó en su día el vicepresidente, en el delito de descubrimiento y revelación de secretos, penado con hasta cuatro años de cárcel.
Además del espionaje al número dos de Aguirre, El País ha revelado la existencia de otros seguimientos a dirigentes del PP -éstos enfrentados políticamente a Aguirre-: el vicealcalde Manuel Cobo y el ex consejero madrileño de Justicia Alfredo Prada.
Pero en la Fundación Hispano Cubana deben estar muy contentos. Parece que va a ver diversión por un tiempo.
Para leer el artículo completo en El País, pinche aquí.
Fotografía: EL cabeza de lista del PP al Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja (izquierda), y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se protegen de la nieve que ha caído sobre Madrid, donde han asistido a la concentración convocada por la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad (AIL) y la Asociación Española Cuba en Transición (AECT) con el lema "Cuba: medio siglo sin libertad" (EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...