martes, 17 de febrero de 2009

Llega el realismo a Washington


''Se ha impuesto una dosis de realismo en el asunto cubano'' dice Frank Sánchez, asesor de Obama de asuntos hemisféricos.
La cita aparece en un artículo que desde Miami escribe la periodista Lissette Bustamante para el diario español Público.
La información también cita al secretario de Agricultura, Todd Grapas, quien anunció que ha pedido "avanzar rápidamente hacia la normalización de relaciones, lo que permitirá la libre circulación y la apertura del comercio con nuestros vecinos".
Bustamante dice que ''se trabaja ya intensamente para sacar a Cuba de la lista de países acusados por EEUU de patrocinar el terrorismo (una patata caliente que ha caído en las manos de Hillary Clinton)''.
Luego añade: ''A pesar de que el Gobierno de Obama no está dispuesto a derogar el embargo, "animará a sus aliados en el Congreso para comenzar el proceso de desmantelamiento", según Ann Louise Bardach, autora del libro Cuba Confidencial.
Ya que soy pesimista por naturaleza, no comparto tanto entusiasmo. Creo que —como he señalado en más de una columna— se debe sacar a Cuba de la lista de países terroristas y eliminar todas las restricciones de viajes, tanto para los cubanoamericanos como para el resto de la población norteamericana, eliminar el inútil embargo y permitir que los intercambios académicos, culturales, deportivos y artísticos se lleven a cabo con entera libertad.
Por supuesto que es posible que entonces La Habana vuelva a su antiguo papel de establecer restricciones, pero eso es otra parte del problema. Por demasiado tiempo, el ex presidente George W. Bush y el llamado ''exilio histórico'' de Miami le facilitaron la labor al gobierno cubano en ese sentido.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...