miércoles, 11 de febrero de 2009

Los límites de un testigo


Hasta el momento, o al menos que yo conozca, no existe una historia seria que analice el formidable ascenso de los exiliados cubanos en la política local, estatal y nacional de Estados Unidos. Ningún historiador, experto, investigador o académico ha dedicado los años necesarios a escribir una obra que brinde de forma panorámica y en detalle lo ocurrido a partir de 1972, cuando Manolo Reboso se convierte en el primer cubano que llega a la Comisión de la ciudad de Miami.
Enrique Ros, con larga y experiencia en las campañas políticas de esta ciudad y aficionado a la historia, quien también es el autor de una amplia bibliografía, en la que ha ido acumulando libros sobre el proceso revolucionario cubano, algunas de sus principales figuras y varios de los momentos principales de lo ocurrido a partir de 1959 en la isla y el exterior relacionados con Cuba —siempre desde una óptica visceralmente anticastrista— se viene dedicando desde hace algún tiempo al intento de narrar esa trayectoria que hasta el momento ha llevado a Washington a dos senadores y cuatro congresistas nacidos en Cuba o de origen cubano. El segundo tomo de La fuerza política del exilio cubano es el último libro que hasta el momento ha producido este esfuerzo.
Al igual que en el primer tomo —al que Cuaderno de Cuba ya dedicó un comentario— el libro de Ros adolece de la falta de un editor, que organice el material, deseche repeticiones y eche al cesto de la basura capítulos sobrantes, como el referido al Caso Ochoa, que no aporta nada ni se lograr vincular al tema de la obra; y también la de un corrector que enmiende el estilo y elimine erratas. No son estas faltas, sin embargo, el mayor defecto del libro.
Ros pudo haber elegido escribir una crónica o un testimonio de lo ocurrido durante estas décadas, durante las cuales no ha sido protagonista pero sí participante activo. Pero su ambición es mayor y pretende darnos una historia de los hechos. En este sentido, se queda muy debajo, no sólo por falta de formación, capacidad y recursos para la tarea, sino por la limitación que implica el poseer una óptica estrecha de lo acontecido y una perspectiva partidista que lo lleva a omitir detalles, reducir de otros y desvirtuar acontecimientos.
Padre de la congresista Ileana Ros-Lehtinen, y hasta cierto punto su asesor político y electoral, ambos tomos son más bien la narración de un portavoz de cierto sector del exilio cubano que vive en Miami. En esto sí cumplen su objetivo a cabalidad, porque al leerlo uno descubre —o vuelve a encontrarse— con la serie de actitudes, valores y prejuicios que caracterizan al llamado “exilio de línea dura” de Miami.
A veces esta característica hace que lo que estemos leyendo se acerque más a un ajuste de cuentas (contra figuras conocidas como el ex alcalde de Hialeah Raúl Martínez, el activista por los derechos humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz, el empresario y coleccionista de arte Ramón Cernuda y los ex comisionados J.L. Plummer y Rosario Kennedy) que a una descripción de hechos.
Es por ello que hasta cierto punto resulta curioso que uno de los mejores capítulos del libro sea el dedicado a la contienda política que llevó a la congresista Ros-Lehtinen a Washington, y la convirtió en la primera cubana que logra una posición tan elevada. La descripción que hace Ros de la campaña demócrata para encontrar a un sustituto al fallecido Claude Pepper es correcta al destacar una de las lacras que por muchos años acompañó a buena parte del Partido Demócrata en la Florida y otros estados del sur: el profundo racismo que hizo que menospreciaran —y hasta abiertamente despreciaran— a los políticos cubanos con capacidad para llegar a la capital de la nación. Un problema que —es bueno recordarlo— este partido no ha resuelto del todo, no en cuanto al racismo, en buena medida ya superado, sino en lo que respecta el brindar un apoyo necesario a sus aspirantes cubanoamericanos.
Fotografía los congresistas cubanoamericanos Mario y Lincoln Díaz Balart junto a la también legisladora Ileana Ros-Lehtinen.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...