miércoles, 4 de febrero de 2009

Renace la guerra de las encuestas


La guerra de las encuestas no es nada nuevo en Miami. Basta que se dé a la publicidad un sondeo, para que otro grupo de interés, con otra perspectiva política y otros interés, se aparezca con resultados opuestos.
Un grupo que favorece la continuación del embargo dará a conocer una encuesta que indica que la mayoría de los cubanoamericanos inscriptos como votantes en la Florida apoyan el embargo comercial a Cuba y las restricciones que limitan los viajes de los exiliados a la isla.
Estos resultado podrían parecer que contradicen los hallazgos de una encuesta anterior, hecha por el Instituto de Investigaciones de la Opinión Pública de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y financiada por la Brookings Institution y el Grupo de Estudios Cubanos, que encontró que la mayoría de los cubanoamericanos de Miami-Dade está a favor del levantamiento del embargo y quiere que se restablezcan las relaciones diplomáticas con la isla.
La contradicción entre ambos sondeos no es tal, y vale la pena destacar que afortunadamente el artículo de los periodistas Alfonso Chardy y Luisa Yanez en El Nuevo Herald lo deja bien claro.
Como explica Hugh Gladwin, director del grupo de FIU que realizó la encuesta publicada en diciembre, las conclusiones del nuevo estudio y las realizado por él no son muy diferentes.
"Las encuestas sólo son parte de la realidad desde ángulos diferentes'', dijo Gladwin.
La disparidad en las conclusiones puede centrarse en la forma en que se formularon las preguntas y cómo se realizaron las encuestas.
Por ejemplo, el estudio de Cuba Democracy Public Advocacy -que realizó McLaughlin & Associates- entrevistó a 500 electores cubanoamericanos inscritos que fueron contactados por teléfono.
Por su parte, el sondeo de FIU entrevistó a 800 votantes y no votantes, y en un intento de llegar a un público más joven llamó a 300 de los que respondieron a sus teléfonos celulares.
O sea, que una vez más se pone de manifiesto la existencia de una distancia entre la comunidad exiliada en general y los votantes cubanoamericanos en particular.
Esto obedece a razones demográficas, políticas y de las características propias de cada oleada migratoria. Se sabe todavía el grueso de los votantes cubanoamericanos pertenece al llamado ”exilio histórico“, quienes son más apasionados, conservadores e intransigentes en relación con la política hacia Cuba, al tiempo que tienen menos vínculos familiares con la isla. Los más jóvenes, que votan menos, piensan de otra forma.
Se puede argumentar, y es el principio que definió la política hacia Cuba de la pasada administración, que quienes importan son los que votan. Pero la realidad actual es muy diferente, ya que el presidente Barack Obama alcanzó la victoria sin necesidad de ese voto, así que de momento no tiene un compromiso al respecto.
Por otra parte, todo parece indicar que la nueva administración va a poner más atención a la opinión internacional que el gobierno de Bush, y este sentido tanto los gobiernos latinoamericanos como europeos favorecen un cambio de política de Washington respecto al tema cubano. Así que si el provincianismo de Bush favorecía a la llamada “línea dura” del exilio, los tiempos han cambiado.
Pero un factor que se repite una y otra vez en estos sondeos es que de acuerdo a como se formula la pregunta, se obtiene un resultado. Esta especie de truco —que por otra parte puede considerarse poco ética y nada profesional— no es nueva en esta ciudad. Ha ocurrido en el pasado y se repite ahora, porque en la ”guerra de las encuestas“, quienes más se benefician son los encuestadores.
Vea en Cuaderno Mayor un artículo que sobre el tema publiqué en el periódico digital Encuentro en la red el 25 de marzo de 2004. Desgraciadamente, en todo lo que tiene que ver con Cuba, el tiempo parece medirse en una dimensión mucho más lenta que respecto a otros acontecimientos mundiales. Nos repetimos constantemente. Para ver lo que escribí entonces, pinche aquí.
Fotografía: paquetes de ayuda a los damnificados por los huracanes del pasado año en Cuba, enviados desde Miami.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...