sábado, 7 de marzo de 2009

Cambios y hombres


Un artículo de Oscar Raúl Cardoso, en Clarín de Buenos Aires, sobre el tema de la semana:
''Era así nomás. Ahora sabemos que el ex secretario del Consejo de Ministros y el ex canciller de Cuba, Carlos Lage y Felipe Pérez Roque, eran yummies como los habían bautizado en los años 90 algunos periodistas extranjeros. Fuera de la isla es una categoría irreconocible, pero allí es la versión marxista-leninista de los yupies capitalistas de los años 80. Yupies y yummies han caído en desgracia tanto aquí como allá y el presidente Raúl Castro no es admirador de yummie alguno, dicen.
¿Quién confirmó esta condición? Pues nada menos que el comandante Fidel Castro imputando a ambos cuadros de haber hecho uso intensivo de las 'mieles del poder' que nunca ganaron, agregó lapidario. Es imposible no dudar sobre el valor de la lealtad en el régimen cubano; Pérez Roque fue durante años secretario privado de Castro en el poder y luego pasó otra década como canciller de Cuba. Nadie duda de que a Pérez Roque le haya funcionado la codicia con los cambios en cuarta, sobre todo porque el propio acusado pareció confirmarlo en una carta pública en la que aceptaba su nuevo destino de ocaso. ¿Pero recién ahora es visible este rasgo? Esto exige una cuota de fe en los adjetivos del comandante que está más allá de cualquiera que no sea un genuino 'zelote' del castrismo.
Para leer más, piche aquí.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...