miércoles, 4 de marzo de 2009

Conjeturas en La Habana


De nuevo Cuaderno de Cuba reproduce un analisis noticioso de la AFP, ya que refleja al menos algunas opiniones del cubano de a pie, en las que se destacan que pese a las reservas habituales, hay un interés manifiesto en conocer mejor lo ocurrido, sobre todo a partir de la ''reflexión'' de Fidel Castro.

ISABEL SANCHEZ/AFP
LA HABANA

La revelación del líder cubano Fidel Castro de que dos altos dirigentes fueron depuestos por ''ambiciones'' y conducta ''indigna'' echó a rodar conjeturas sobre la gravedad del caso y el alcance de la reestructuración en el gobierno de Raúl Castro, a quien su hermano dijo respaldar.
Los cubanos leyeron este miércoles en los diarios el sorpresivo artículo en el que Castro dice que el poder despertó en los dos funcionarios ''ambiciones que los condujeron a un papel indigno'', en alusión implícita al vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque.
''Faltan muchos elementos para cerrar la historia, cuestiones importantes por aclarar. Espero una explicación, que le pongan a cada uno el pedacito que lleva'', expresó Mario Pol, albañil de 42 años, tras leer el escrito de Castro, adelantado el martes en un sitio oficial de internet.
Aumentando las interrogantes sobre las causas de las destituciones, el ex gobernante cubano señaló también que ''el enemigo externo se llenó de ilusiones con ellos''.
Lage y Pérez Roque, por mucho tiempo considerados de los hombres más leales a Fidel, encabezan una lista de 12 cambios que dispuso el lunes Raúl Castro, en el mando desde que enfermó su hermano hace dos años y medio, para hacer ''más compacto'', ''funcional'' y ''eficiente'' el gabinete.
''No quedó títere con cabeza, se trata de dirigentes que gozaban de prestigio y en el caso de Lage de gran popularidad, y de pronto se esfumó de la televisión y de los periódicos, corrían rumores, pero no pensé que sería tan grave la cosa'', comentó Roberto Madero, en el parque de la concurrida avenida Prado.
El anuncio oficial de la profunda reestructuración del gobierno no habla de destituciones ni precisa el futuro político o se refiere a los otros rangos de los funcionarios.
Lage, de 57 años, fue relevado como jefe de gabinete, pero sigue siendo de todos modos vicepresidente del Consejo de Estado (Ejecutivo) y miembro del selecto Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC).
Pérez Roque, de 44 años, se desempeñaba desde hace una década como canciller, tras la destitución de Roberto Robaina por "deslealtad'', y es también miembro del Consejo de Estado y del Comité Central del PCC.
''Cuesta creer que Lage y Felipe, dos hombre de confianza de Fidel, hayan caído en esto, aunque en realidad no sabemos bien qué sucedió, qué hicieron. Lo correcto sería darnos una explicación, aunque quizás en este momento no sea oportuno'', estimó Mercedes Serrano, empleada de un museo del casco histórico de La Habana.
Para analistas, observadores y sectores de oposición interna, la reestructuración evidencia un reforzamiento de Raúl en el poder.
''Es sorprendente porque siempre se ha tenido a Lage y a Pérez Roque como 'ahijados' de Fidel. No creo que él deje de influir, pero parece que el alcance de su influencia disminuye'', según el disidente Oscar Espinosa.
Al calificar la reestructuración como ''cambios sanos'', el líder comunista de 82 años dijo haber sido consultado y negó que se trate de una ''sustitución de los 'hombres de Fidel' por los 'hombres de Raúl''.
''La mayoría de los que fueron reemplazados nunca los propuse yo. Casi sin excepción llegaron a sus cargos propuestos por otros compañeros de la dirección del Partido o del Estado'', escribió.
Frank Mora, profesor del Colegio Nacional de Defensa con sede en Washington, cree que hay un cambio de prioridades, ''antes fidelistas'', y no necesariamente una distancia de los hermanos.
Desde que asumió formalmente la presidencia hace un año, Raúl realiza una serie de relevos en el gobierno e impulsa una política de austeridad, eficiencia y control.
''Está haciendo bien, lo que falta es que siga, vamos a ver si llega hasta el final, porque tenemos problemas por el bloqueo pero también porque hay gente que esta haciendo las cosas mal o está metiendo mano'', dijo un ama de casa de 60 años.
Fotografía: un hombre camina en medio de la niebra en los alrededores de la bahía de La Habana, el 4 de marzo de 2009 (Javier Galeano/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...