martes, 10 de marzo de 2009

La Cumbre de la sorpresa


Escribe Rui Ferreira en su blog:
''El próximo mes se realiza la Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago. Se sabe que Cuba no ha sido invitada, como ha sucedido siempre. Pero este año se ha desarrollado un fuerte sentimiento en la clase política latinoamericana, para que la isla sea incorporada o, por lo menos, invitada. Parece que los mandatarios están listos a conversar del tema con Obama, sin grandes problemas o complicaciones.
Lo interesante del asunto es que he escuchado que Obama también parece interesado en el tema y sus asesores están trabajando a toda máquina de cómo enfocar el asunto. La Casa Blanca no quiere perder la iniciativa en esto y eso justificaría el silencio de Rahm Emanuel, hace dos semanas. Después de todo, no se trata de borrar de un plumazo 50 años de diferencias – como debía de ser – sino de promover una evolución con pasos calibrados, me dicen.
No confundamos las cosas. Los 'pasos calibrados' de ahora, no son lo de ´antes´´, de cuando la administración Clinton, en que fueron restringidos a los dos países. Ahora abarcan un escenario mucho mayor. Obama parece haber entendido, a la luz de la peregrinación a La Habana de los presidentes, que la mejoría de las relaciones con la región pasa por una apertura hacia la isla''.
Para leer el comentario completo, pinche aquí.
Fotografía: un cubano camina por la Habana Vieja, 2008.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...