jueves, 26 de marzo de 2009

La cumbre de los progresistas


Chile celebrará una Cumbre de Líderes Progresistas, cuya mayor importancia radica en que reunirá entre otros a los dirigentes de Gran Bretaña, España y Estados Unidos, en momentos en que esa corriente toma fuerza por los reproches al modelo neoliberal, tras el estallido de la crisis financiera, de acuerdo a una información de la AFP.
Junto al británico Gordon Brown, al español José Luis Rodríguez Zapatero y al estadounidense Joe Biden, asistirán al encuentro los mandatarios de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; de Argentina, Cristina Kirchner, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, además de la anfitriona, la chilena Michelle Bachelet.
La Cumbre de Líderes Progesistas fue una idea de Bill Clinton junto con el antiguo Primer Ministro británico Tony Blair y el ex canciller alemán Gerhard Schroeder. El primer encuentro se celebró en 1999.
Clinton sólo asistió a una cumbre en 2000 antes de dejar el cargo y Bush nunca fue, así que esta será la primera vez en nueve años que el gobierno de EEUU está presente. Se espera la asistencia de la chilena Michelle Bachelet, el brasileño Luis Inacio Lula da Silva, la argentina Cristina Fernández y el uruguayo Tabaré Vázquez.
Junto al primer ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, y unos 200 intelectuales y asesores gubernamentales, se debatirá cómo dar una respuesta progresista a la crisis global, a cinco días de la cumbre del G-20 en Londres.
Es la sexta edición de este evento, y rara vez hubo desde esa fecha un ambiente tan favorable para la corriente progresista.
''En momentos en que se derrumba la fe en los mercados no regulados, los progresistas deben urgentemente llenar el vacío ideológico que podría ser tomado por los populistas'', según la agenda de la Cumbre, que se celebrará en Viña del Mar, 120 km al oeste de Santiago.
Tras Berlín, Estocolmo, Budapest, Johannesburgo y dos veces Londres, es la primera vez que la Cumbre progresista se realiza en América Latina. Una manera de dar un guiño por los buenos resultados durante la crisis a ciertos países y líderes de la región.
Es el caso de la presidenta Bachelet, cuya respuesta a la crisis, con ayuda social e inversiones en infraestructura la han llevado a una popularidad que alcanza el 60%.
El diálogo entre los líderes de centro izquierda se da en momentos en que la corriente progresista toma fuerza en el mundo, ante los cuestionamientos surgidos por el exceso de desregulación del modelo neoliberal imperante.
''La hegemonía del neoliberalismo irrefutablemente llegó a su fin. El 'dejar hacer' como guía principal de la organización de los mercados ha mostrado ser nefasta y probado ser inadecuada'', según la presentación de un seminario en el marco de la cumbre.
No se trata, sin embargo, de un regreso al socialismo clásico sino de impulsar políticas públicas que protejan a los más pobres e incentiven la equidad social.
''En estos momentos hay más razones para reforzar las políticas sociales'', dijo el portavoz del gobierno brasileño Marcelo Baumbach, al adelantar la postura que defenderá Lula.
El mandatario brasileño ''expresará su convicción de que el momento político no debe servir de pretexto para permitir que se anulen los avances conseguidos recientemente en favor de los sectores más necesitados de la sociedad'', agregó.
Como preámbulo a la Cumbre, Brown y Lula da Silva propusieron este jueves en Brasilia la creación de un fondo mundial de $100,000 millones para relanzar el comercio en medio de la crisis. ''Necesitamos una transfusión en la economía mundial y pediré a la Cumbre del G-20 en la próxima semana que apoye una expansión financiera a $100,000 millones para ayudar al comercio en todo el mundo'', dijo Brown en conferencia de prensa conjunta con Lula.
El canciller chileno, Mariano Fernández, dijo por su parte que Chile buscará que se anulen las tendencias proteccionistas de los mercados surgidas en respuesta a la crisis financiera.
Previo a la Cumbre, Browm realizará una visita oficial a Chile, y una vez que finalice la reunión, el vicepresidente Biden hará lo propio.
Hay un buen artículo de Frances Robles en la edición de mañana del Herald sobre el interés que América Latina está despertando en la nueva administración norteamericana, y el alcance de esta atención hacia la región.
Fotografía: el presidente Barack Obama (izquierda) habla con el vicepresidente Joe Biden en el East Room de la Casa Blanca en Washington, el 25 de marzo de 2009. (Charles Dharapak/AP).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...