viernes, 13 de marzo de 2009

Las quejas no caben en un año de ''Granma''


Las quejas de los lectores del diario oficial cubano Granma sobrepasaron en un año las expectativas y el espacio de ese medio, que no dio abasto ante el aluvión de más de 6,000 mensajes con críticas a problemas que van desde la corrupción hasta la orina de los perros en las azoteas, informó la agencia Efe.
Granma, periódico oficial del Partido Comunista de Cuba, celebra hoy que el espacio ''cartas a la dirección'', abierto en marzo de 2008 junto con la ampliación del tabloide a 16 páginas en su edición de los viernes, cumple mañana, sábado, un año y subraya que su impacto ''rebasó'' las expectativas e incrementó su correspondencia.
Según el diario, en este periodo la sección recibió 3,072 misivas por vía postal y otras 3,292 por correo electrónico, aunque solo una parte ''obligadamente minoritaria'' ha salido en sus páginas.
''El espacio de que disponemos no es infinito y resulta del todo imposible aspirar a que publiquemos más'', indica el rotativo, que admite que esa es ''la mayor de las insatisfacciones'' entre los lectores.
El diario publicó en los últimos doce meses 277 cartas de lectores, 34 respuestas de organismos y cuatro comentarios sobre asuntos que preocupan a la población, en las 52 entregas de la sección que se ha mantenido desde su inicio en la edición semanal de 16 páginas.
La brecha del diario para las quejas ciudadanas fue inaugurada el 14 de marzo de 2008, en coincidencia con el día de la prensa en Cuba y sólo dos semanas después de que el general Raúl Castro asumiera formalmente la Presidencia de la isla.
En aquella edición, el tema de presentación fue el polémico problema de la vivienda, uno de los más reiterados en los mensajes junto con otros como el transporte urbano, el mal servicio en toda la esfera del comercio y el mal estado de las vías.
''Estamos persuadidos de que, quienes acuden a la prensa, como regla, es que han agotado otros caminos'', publicó la dirección del periódico en la primera sección, al recordar que no cuenta ''con varitas mágicas''.
En el último año, las cartas han llevado al periódico asuntos espinosos que no siempre aparecen en sus artículos periodísticos, y que, según las estadísticas del diario, en su mayoría han estado relacionados con aspectos "económicos''.
El control interno, la contabilidad, el derroche de recursos, la indisciplina laboral y social, el robo, la contaminación ambiental y las turbaciones de la tranquilidad ciudadana están también entre los temas más abordados.
No se dejaron de tocar asuntos como el ''burocratismo'', en referencia al exceso de trámites, o el ''reunionismo'', en alusión a la costumbre de hacer reuniones de forma constante.
''Aspectos de la ética y la moral socialista'' han sido, según señala Granma, ''tratados y reiterados'' por los lectores.
Pero las críticas a temas políticos como los bajos salarios o el ''igualitarismo obsoleto'' comparten espacio con otros problemas más cotidianos, como las molestias que traen la música alta, las mascotas y los juegos de dominó en plena calle.
Se ha denunciado ''la odisea'' para conseguir toallas sanitarias femeninas en el mercado local, la reventa de entradas en los teatros y hasta el mal gusto a la hora de representar en esculturas y pinturas a las figuras históricas de la isla.
Granma asegura que todos los mensajes ''han sido analizados, cualesquiera fueran los asuntos abordados'', y que ''una cantidad importante fue tramitada directamente con decenas de organismos y entidades'' por tratarse de ''quejas, solicitudes, denuncias y otros asuntos de carácter personal''.
Fotografía: un hombre compra a un vendedor ambulante el diario Granma, el 18 de junio de 2008 en La Habana (stringer/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...