miércoles, 11 de marzo de 2009

Regreso a la época Clinton en los viajes


La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro ha establecido y colocado en su sitio en internet una licencia general que reinstala la autorización para viajes familiares que existía entes de las enmiendas del 16 de junio de 2004. De esta forma, quedan autorizadas las personas que están sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos a viajar a Cuba para visitar a sus familiares cercanos por un período indeterminado de tiempo una vez al año y para llevar a cabo transacciones económicas de acuerdo a los máximos establecidos en el momento de viaje según el Departamento de Estado. El concepto de pariente cercano se amplía a los familiares de hasta la tercera generación. Es decir, de nuevo se puede viajar a la isla para visitar primos, tíos y abuelos.
El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, había asegurado a los senadores demócratas Bill Nelson (Florida), y Bob Menéndez (Nueva Jersey), que el gobierno interpretaría la nueva ley de manera tan estricta que, de hecho, no tendría efecto. La carta de Geithner a los dos senadores los convenció de votar a favor de la medida.
La ley de presupuesto, que ya se aprobó en la Cámara crea una licencia general de viaje para los estadounidenses que deseen viajar a Cuba para negocios agrícolas y del sector de salud. También permite a Cuba pagar las importaciones estadounidenses al llegar a territorio nacional -en vez de antes de salir de EEUU- y elimina los fondos para hacer cumplir las restricciones a los viajes familiares implementadas por el gobierno de Bush.
Geithner escribió que la licencia para viajes con fines de venta de productos agrícolas se limitaría a "sólo una clase estrecha de negocios'', que tendrían que reportarse al regresar. Por ley, dijo, Cuba tendría que pagar por adelantado.
En la ley, que vence en octubre, queda intacta una medida que suspende el cumplimiento de las reglas que indican que los cubanoamericanos sólo pueden visitar a sus familiares más cercanos una vez cada tres años. En un primer momento se pensó que los viajes a la isla iban a continuar siendo ilegales, y que el cambio radicaba en que el Departamento del Tesoro no podría gastar dinero en tratar de penalizar a los infractores.
"Las seguridades que he recibido del secretario Geithner solucionaron mis mayores preocupaciones'', dijo Menéndez, que votó a favor de la medida.
De esta manera, las agencias de viajes se hubieran visto imposibilitadas de vender pasajes a la isla con una frecuencia anual, porque estarían incurriendo en una violación, con independencia de si las personas serían o no perseguidas por ese acto.
La nueva regulación de la OFAC permite a las agencias de pasajes a la isla vender boletos con una frecuencia anual.
En realidad, lo que se vinieron abajo fueron las medidas implantadas por el gobierno de George W. Bush en 2004, y se regresa a la era del ex presidente Bill Clinton, en cuanto a viajes a Cuba se refiere.
En cartas a Menéndez y Nelson, Geithner trató de distanciar al gobierno de los cambios y les aseguró que pocas de las cláusulas significarían un cambio en la política estadounidense hacia Cuba.
Ahora queda claro que una de esas cláusulas era la relativa a los viajes a la isla.
La actitud de los senadores demócratas Menéndez y Nelson, al negarse a apoyar el proyecto de ley general de presupuesto, los había colocado en una posición difícil entre otros miembros de su mismo partido y el electorado en general, ya que una cuestión de una importancia secundaria para la ciudadanía norteamericana estaba paralizando una amplia legislación necesaria para la marcha normal del gobierno y de ayuda a un gran número de programas, en momentos en que la nación atraviesa una grave recesión.
Por otra parte, el propio presidente Barack Obama expresó su disgusto por las partidas individuales que contiene la ley, presentadas por los congresistas para sufragar proyectos determinados en sus circunscripciones electorales, pero la firmó porque considera que era necesaria para el funcionamiento del gobierno.
Geithner reconoció que la política hacia Cuba está en proceso de revisión para determinar "la mejor manera de alentar el cambio democrático en Cuba y mejorar la vida del pueblo cubano''.
Para ver las nuevas normas de OFAC, pinche aquí.
Para ver lo que dijo y lo que no dijo el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, pinche aquí.
Fotografía: exiliados cubanos de Miami protestan contra el entonces aspirante a la nominación demócrata para las elecciones presidenciales, el senador Barack Obama, el 25 de agosto de 2007.

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...