jueves, 2 de abril de 2009

Daniel Ortega se suma a lista de visitantes


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, inició el jueves una visita a Cuba, la novena de un mandatario latinoamericano este año, para reunirse con el gobernante Raúl Castro y afianzar la relación bilateral, sin que se descarte un encuentro con su mentor político, Fidel Castro, informó la AFP.
''El encuentro (presidencial) reafirmó el excelente estado de las relaciones bilaterales y el propósito de continuarlas reforzando'', subrayó un comunicado leído en el telenoticiero local.
Los mandatarios ''intercambiaron criterios sobre los retos que enfrentan ambos países en medio de la compleja situación internacional y abordaron otros temas de interés regional y multilateral'', añadió.
En la reunión participaron además el vicepresidente cubano José Ramón Machado, el canciller Bruno Rodríguez, así como la primera dama y presidenta del Consejo del Poder Ciudadano de Nicaragua, Rosario Murillo.
Ortega fue recibido por el nuevo canciller cubano, Bruno Rodríguez, hacia las 17H00 locales (21H00 GMT) en el aeropuerto de La Habana, donde destacó como punto principal de su agenda el encuentro con Raúl Castro para estrechar los nexos de cooperación, políticos y comerciales.
En sus declaraciones abordó el retiro de Nicaragua de las negociaciones entre Centroamérica y la Unión Europea que buscan un acuerdo de asociación, por ser rechazada la propuesta de crear un fondo de 60,000 millones de euros para enfrentar asimetrías.
''No es definitiva (...) lógicamente hay mucho que discutir todavía'', dijo.
Ortega, que viajó con su esposa Rosario Murillo y otros funcionarios del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), es el noveno presidente de América
Latina que viaja a Cuba en tres meses, tras las visitas de los de Panamá, Ecuador, Chile, Argentina, Guatemala, Venezuela, Honduras y República Dominicana.
Un escueto comunicado publicado en el diario oficial Granma anunció que Ortega visita Cuba por invitación de Raúl Castro y que tendrá "varias actividades''. Ninguno de los dos gobiernos precisó aún la agenda de Ortega ni la duración de su visita.
Con Raúl Castro, que asumió el mando en julio de 2006 por enfermedad de su hermano Fidel, revisará una serie de asuntos bilaterales, informó el director de Relaciones Internacionales de la Cancillería de Nicaragua, Orlando Gómez.
Fuentes cercanas al gobierno nicaragüense indicaron que Ortega tiene previsto un encuentro con Fidel Castro, de 82 años.
El vicecanciller nicaragüense Manuel Coronel dijo que Ortega, de 63 años, que ya gobernó Nicaragua de 1979 a 1990, aprovechará su visita a Cuba para someterse a exámenes médicos, como lo ha hecho en varias ocasiones.
La visita, programada para comenzar el miércoles, fue postergada por Ortega para atender la situación provocada por un sismo en el norte de Nicaragua, que según dijo dejó daños a las viviendas de unas 700 personas.
Cuba tiene en Nicaragua diversos proyectos de cooperación, sobre todo de médicos y maestros, en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), iniciativa que integran con Venezuela, Bolivia y Honduras, en contraposición al área de libre comercio que impulsó Estados Unidos.
Cercano aliado político de Fidel Castro, Ortega lo evoca con frecuencia en sus discursos.
Fotografía superior: el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (izquierda), y su esposa, Rosario Murillo (centro), conversan con el canciller cubano, Bruno Rodríguez (derecha), hoy, 2 de abril de 2009, a su llegada a La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía izquierda: el canciller cubano Bruno Rodríguez espera al presidente de Nicaragua hoy, 2 de abril de 2009, durante la llegada del mandatario a La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía derecha: el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega (izquierda), conversa con el canciller cubano, Bruno Rodríguez (derecha), hoy, 2 de abril de 2009, a su llegada a La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...