miércoles, 1 de abril de 2009

Fidel Castro impresionó a Juan Pablo II

Fidel Castro impresionó al papa Juan Pablo II por el conocimiento que demostró de las enseñanzas y poesías del pontífice antes de ser recibido en 1996 en el Vaticano, según un nuevo libro, informa un cable de la AP.
El libro He Liked Tuesdays Best (Su día preferido era el martes) se basa en entrevistas de la periodista Brygida Grysiak con el arzobispo Mieczyslaw Mokrzycki, que fue secretario del Papa polaco desde 1996 hasta la muerte del pontífice a los 84 años en 2005.
El libro autorizado por la Iglesia Católica polaca fue difundido la semana pasada y la tirada de 20,000 ejemplares ya se agotó, dijo el miércoles el editor jefe Piotr Slabek.
Se anticipa que este año se lanzará una edición italiana y el editor está en negociaciones para posibles ediciones en inglés, francés, alemán y ucraniano.
En el libro de 180 páginas, Mokrzycki recuerda detalles de las reuniones del Papa con líderes como el presidente ruso Vladimir Putin, el líder palestino Yasser Arafat y Castro.
''Fidel Castro estaba sumamente preparado para la reunión'', dijo Mokrzycki. "Había leído muchas de las obras (de Juan Pablo), también su poesía. Estaba muy bien orientado sobre las encíclicas, las había estudiado en detalle''.
''El Santo Padre... se impresionó mucho'', agregó Mokrzycki, ahora arzobispo de Lvov en Ucrania.
Mokrzycki recordó asimismo que al Papa le agradaban los martes -lo que inspiró el título del libro- porque una o dos veces por mes era su día libre. Solía viajar entonces con estrechos asistentes a los Dolomitas o a la Toscana. Caminaba, leía y disfrutaba de los almuerzos que le ofrecían las esposas de los policías que le acompañaban. Y por la noche el grupo solía cantar alrededor de fogatas.
Fotografía: Fidel Castro y Juan Pablo II estrechan manos en esta foto de archivo del 19 de noviembre de 1996 en El Vaticano (Arturo Mari/AP).


Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...