jueves, 2 de abril de 2009

Mendive en la Bienal


Tras una prolongada ausencia de las galerías nacionales, el célebre pintor cubano Manuel Mendive realizó una nueva exposición en la inaugurada X Bienal de La Habana.
Bajo el título El espíritu, la naturaleza y las cabezas, protagonizó un performance que arrancó en los predios del hotel Saratoga y se extendió por la calle Prado hasta la galería Orígenes del Gran Teatro de La Habana, en el centro histórico, informó el Boletín Cubarte, resumen semanal del Portal de la Cultura Cubana.
Para su acción plástica utilizó unas 50 personas, entre quienes destacaron bailarines de Danza Contemporánea de Cuba, el Conjunto Folklórico Nacional y la compañía Danza del Caribe, de Santiago de Cuba.
Por primera vez en esos menesteres, la pianista Pura Ortiz interpretó música barroca mientras el artista dibuja sobre algunos cuerpos desnudos.
La muestra incluye pinturas, esculturas e instalaciones, con un discurso centrado en la espiritualidad del ser humano.
Para más información, pinche aquí.
Fotografía superior: bailarines de grupos folclóricos participan hoy, 29 de marzo de 2009, en el performance "El espíritu, la naturaleza y las cabezas'' del artista cubano Manuel Mendive realizado como parte de las actividades de la X Bienal de Arte de La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía derecha: el artista cubano Manuel Mendive da los toques finales a una de las bailarinas que participa el 29 de marzo de 2009 en el performance "El espíritu, la naturaleza y las cabezas'' realizado como parte de las actividades de la X Bienal de Arte de La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).
Fotografía izquierda: Una bailarina folclórica participa hoy, 29 de marzo de 2009, en el performance "El espíritu, la naturaleza y las cabezas'' del artista cubano Manuel Mendive realizado como parte de las actividades de la X Bienal de Arte de La Habana (Alejandro Ernesto/EFE).


Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...