miércoles, 8 de abril de 2009

Sobre los nuevos cargos contra Posada


El nuevo enjuiciamiento contra Posada Carriles hay que considerarlo dentro del proceso que se le sigue por mentir a las autoridades de inmigración. Los cargos de perjurio se añaden a otros previos que acusaban a Posada de mentir en su solicitud de ciudadanía norteamericana sobre la vía utilizada para entrar a Estados Unidos, Otro cargo que se ha agregado, y que tiene una gran importancia, es el de obstruir una investigación de Estados Unidos sobre ''terrorismo internacional''.
Un jurado de instrucción federal está investigando la supuesta participación de Posada en la recaudación de fondos para la campaña de atentados dinamiteros, entre exiliados cubanos residentes en Union City, pero no se han presentado cargos al respecto.
Es decir, que se trata de un pequeño avance dentro de los esfuerzos por llevar a Posada Carriles ante la Justicia. Lo que queda claro es una mayor voluntad, por parte de la fiscalía federal y el jurado de instrucción, en resolver este caso y no diluirlo en indefiniciones.
Posada Carriles, un ex operativo de la CIA y ex miembro del Ejército de Estados Unidos, fue acusado de 11 cargos, los que incluyen los ya mencionados de perjurio y obstrucción de un procedimiento federal. Con anterioridad había sido acusado de seis cargos, entre los que se encontraban fraude a las autoridades de inmigración y mentir a las autoridades federales durante un intento de obtener la ciudadanía estadounidense.
Pero incluso si Posada Carriles es encontrado culpable de estos cargos, ello no implica que sería condenado por su participación en los atentados dinamiteros, sino por mentir en relación a ésta.
Además de que queda un gran terreno por avanzar en otros procesos que se siguen o se estudia llevar a cabo contra Posada Carriles, la formulación de estos nuevos cargos indica una mayor seriedad, por parte del Departamento de Justicia, en el enjuiciamiento del exiliado cubano que en la actualidad reside en Miami.
Un aspecto interesante que ha salido a relucir tiene que ver con las investigaciones que el FBI realiza sobre los atentados con bombas. Hasta el momento, no queda claro en las informaciones si agentes del FBI se han trasladado de nuevo a Cuba, o si se trata de las pruebas obtenidas con anterioridad. Este es un aspecto que vale la pena profundizar.
Para ver el cable de la AP, pinche aquí.
Fotografía: Cay Roque, ex presa política, le da un beso a Luis Posada Carriles durante el evento de clausura del primer Congreso de Presos Políticos, durante un acto que se llevó a cabo en el Big Five Club con la asistencia de más de 500 ex presos políticos (Roberto Koltun/El Nuevo Herald).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...