sábado, 9 de mayo de 2009

Denuncia y propaganda


En el diario español El País hay una nota de su corresponsal en Cuba, Mauricio Vicent, que es más bien un desmentido a una información que ha circulado en estos días en diversos medios de prensa sobre la prohibición de acceso a internet en los hoteles para los cubanos.
Vicent cuela una de cal y otra de arena, en un asunto en que desde el principio se supo que hasta el momento, más que de una medida general, se trataba de denuncias de casos individuales. Sin embargo, la censura a la internet es una realidad en Cuba y hay indicaciones que esta situación no mejorará en el futuro, que incluso podría empeorar. Esto lleva a entender el alerta lanzado por algunos blogueros desde Cuba, pero no así que, una vez más, desde el exilio se repitiera y generalizaran casos aislados como parte de una campaña que tiene más fines propagandísticos que de denuncia.
De acuerdo a Vicent, la ''información es confusa. La práctica totalidad de los hoteles de la capital seguía atendiendo ayer a clientes cubanos y casi ninguno de los empleados decía saber nada de ningún nuevo reglamento, excepto el Cohíba. Incluso hoteles como el Meliá Habana y Tryp Habana Libre, ambos bajo gestión de la cadena mallorquina, daban servicio de internet con normalidad, eso sí, a precios prohibitivos, cuatro euros por media hora y ocho por hora, cuando el salario promedio mensual en Cuba es de 408 pesos mensuales, menos de 15 euros al cambio''.
El corresponsal de El País agregó que fuentes de ''la cadena Meliá explicaron que en el caso del Cohíba ha empezado a aplicarse un 'nuevo contrato' con la empresa de telecomunicaciones Etecsa, que es la que da servicio de internet, y que sí contempla la limitación de brindar servicio de conexión de internet a los cubanos, a no ser que sean residentes en el extranjero. 'El hotel no es servidor de internet, ese servicio lo da Etecsa [empresa mixta cubano-italiana], y ella establece sus normas', dijo la fuente. La misma señaló que ni el Meliá Habana ni el Habana Libre tenían un contrato similar. El hotel Nacional está limitando el uso de internet a todos los huéspedes del hotel''.
Creo que la mejor respuesta sobre el tema la ofreció el disidente Oscar Espinosa, quien dijo ayer a El País que, según sus noticias, en la mayoría de los hoteles los cubanos tenían acceso a internet, pero expresó que el problema es otro. ''Las restricciones al uso de internet son muchas, y existe la posibilidad de que el Gobierno trate de limitar su uso aún más, en un intento por controlar la información en momentos de grave crisis económica''.
Fotografía: un hombre frente a su computadora en una oficina en La Habana, en esta foto del 31 de mayo de 2005 (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...