jueves, 7 de mayo de 2009

Un alivio para Cuba


La normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos sería ''un alivio'' para el gobierno de La Habana al permitirle dedicar "todos sus recursos y esfuerzos'' al
desarrollo y promoción de los niveles de vida de los cubanos, declaró el jueves una alta funcionaria del gobierno del presidente Raúl Castro, informó la agencia AP.
Pero un ex asesor de seguridad nacional en asuntos latinoamericanos de la Casa Blanca en Washington dijo que ese paso no era por el momento un ''objetivo importante'' de la política exterior del presidente Barack Obama.
''Si el bloqueo terminara, si tuviéramos comunicaciones normales entre los dos países, nos sentiríamos libres en Cuba de dedicar todos nuestros esfuerzos al desarrollo de nuestra nación'', declaró Josefina de la Caridad Vidal Ferreiro, directora para Norteamérica de la cancillería cubana.
Hablando en una conferencia de tres días sobre el 50mo. aniversario de la revolución cubana, Vidal Ferreiro indicó que en esas circunstancias ''ya no sentiríamos las presiones ni los obstáculos que el bloqueo estadounidense significa por ahora para Cuba''.
Sin embargo, Robert Pastor, ex director de seguridad regional del presidente Jimmy Carter (1977-81) dijo que el tema no tiene importancia crítica en la agenda de Obama, pese a que éste había ya adoptado algunas acciones en favor de unas mejores relaciones.
Hablando al lado de Vidal Ferreiro en la conferencia auspiciada por Queen's University, Pastor dijo que la normalización ''es un tema grande para ciertas personas en Estados Unidos, pero no tiene méritos'' para estar entre los 10 primeros puntos de la agenda presidencial.
Los comentarios fueron formulados en respuesta a la pregunta de una de las casi 300 personas que asistían a la discusión, que a su vez fue parte de una decena de paneles sobre diversos temas de la realidad cubana en el día inaugural. La conferencia Resultado de una revolución: Cuba, 1959-2009, concluirá el sábado por la noche con un discurso de Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional de Cuba.
''En Estados Unidos realmente no pasaría nada'', dijo Pastor sobre la eventual normalización de relaciones diplomáticas Washington-La Habana. ''Pero, si bien tendría un efecto importante en Cuba, sería muy difícil predecir por ahora sus alcances''.
Obama eliminó las restricciones de viajes familiares y envío de remesas a Cuba a mediados de abril y en la Cumbre de las Américas, cinco días más tarde en Trinidad y Tobago, dijo que estaba dispuesto a discutir varios temas con el gobierno cubano.
Pastor hizo notar que aun cuando Obama representaba ''un nuevo momento, otra oportunidad'' para las relaciones bilaterales, el presidente estadounidense se cuidó de no mencionar que iba a considerar cuando menos una ''eliminación calibrada'' del embargo y tampoco que quería un diálogo ''sin precondiciones''.
El embargo impuesto hace casi 50 años y que el gobierno cubano llama ''bloqueo'', ha significado para Cuba dificultades internacionales, especialmente en su comercio exterior, debido a que Estados Unidos ''impone una implementación extraterritorial de las sanciones que mantiene sobre Cuba'', dijo Vidal Ferreiro.
''Sentimos los problemas, las presiones (de ese bloqueo) todos los días'', dijo. ''Yo diría que con la normalización nos sentiríamos aliviados''.
Vidal Ferreiro reafirmó declaraciones recientes del presidente Raúl Castro de una disposición cubana para diálogo entre Washington y La Habana.
''Estamos dispuestos a un dialogo sobre cualquier tema, en cualquier momento y en cualquier parte'', afirmó. ''Cuba está lista a discutir cualquier cosa, excepto su soberanía y su sistema político''.
Fotografía: una chica permanece sentada en un portal, el 9 de abril de 2009, en la Plaza de la Catedral en La Habana Vieja, que forma parte del centro histórico de la capital cubana declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en el año 1982 (Alejandro Ernesto/EFE).

Bouguereau, sociedad y erotismo

La obra de William-Adolphe Bouguereau recorre con facilidad y simpleza dos mundos afines y contradictorios: la pintura de la segundad m...